HERRAMIENTAS


A simple vista, la actividad de la construcción ha sido de las menos golpeadas durante este año en el cual el Producto Interno Bruto (PIB) reflejó una contracción de la economí­a de 2,2% entre enero y septiembre.

Así­ lo cuenta un reportaje de Sharay Angulo publicado en El Mundo Economí­a & Negocios:

Durante los primeros nueve meses de 2009 el sector creció 3,75% en el PIB versus 2008, según el Banco Central de Venezuela.

No obstante, cuando se detallan los resultados del tercer trimestre, se aprecia que el aumento de 4,3% en ese periodo fue resultado del incremento de 6% en la construcción demandada por el sector público, frente a apenas 1,7% desde el sector privado.

Aquiles Martini, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV), atribuye el poco aporte privado a la contracción que sufrió el mercado residencial primario desde junio, cuando el Gobierno prohibió ajustar los precios de las viviendas según la inflación.

Datos de la cámara indican que de las 135.000 unidades habitacionales que estaban en construcción a comienzos de 2009, si acaso se terminarán 50.000.

La obligatoriedad que tienen los inmobiliarios de cobrar un precio fijo, aunque el inmueble se termine en tres años, desincentiva la edificación de nuevas obras, según Martini.

Asimismo calcula que la medida ha incrementado los precios de las viviendas por lo menos entre 15% y 20%. “En algunos casos el aumento pudiera ser mayor, porque esto depende de cada promotor. No obstante, subirlos más de eso afectarí­a la demanda”.

En un comunicado, el Banco Central señaló que el repunte del sector privado se asocia con la ejecución de obras no residenciales (8,0%), principalmente destinadas a la industria, comercio y oficinas.

Estos mercados, que hasta ahora no habí­an sido afectados por las polí­ticas oficiales para el sector, también empezarán a decaer, de acuerdo con el representante de la CIV.

Martini cree que debido a la entrada en vigencia de la Ley de Tierras Urbanas, en octubre, menos personas se atreverán a invertir en cualquier proyecto de construcción, por temor a que declaren sus terrenos como “sin uso” y los expropien, sin poder recuperar su dinero.

Y aunque dijo que algunos propietarios están pidiendo nuevos permisos para iniciar obras y “protegerse”, recordó que estos pueden tardar dos años.

Esta situación, aunada a la proyección de la CIV de que habrá una nueva caí­da en la construcción de viviendas en 2010, hará cuesta arriba la posibilidad de que el próximo año crezca el aporte de los privados en el PIB de la construcción.

La demanda del sector público fue impulsada por la mayor ejecución de obras (14,4%). Acá destacó el incremento de 18,2% por parte del sector petrolero, que invirtió en mejoras en los complejos de refinación, según el BCV.

El Mundo Economí­a & Negocios

economía » en esta sección

buscador