HERRAMIENTAS
AFP PHOTO/Juan Barreto

El organismo regulador del mercado de capitales intervino la casa de bolsa U21, que forma parte del grupo de empresas del Banco Canarias cerrado esta semana junto con otras tres instituciones financieras.

Una funcionara de la casa de bolsa U21, que no dio su nombre porque no está autorizada para declarar, dijo a la AP que por orden del interventor no se va a emitir ningun tipo de información.

Agregó que la casa de bolsa está atendiendo a todos los clientes que llegan a sus oficinas para informarles sobre la situación y el hecho de que no puede movilizar sus dineros.

La Comisión Nacional de Valores intervino la casa de bolsa U21 y ordenó el cese de sus operaciones mientras las autoridades financieras realizan una evaluación en la empresa.

El gobierno ni los representantes de U21 emitieron de momento otros comentarios sobre la medida.

U21 es una de las principales casas de bolsa de paí­s y está relacionada con el grupo del Banco Canarias que fue cerrado el 30 de noviembre junto con las entidades Confederado, Bolí­var y ProVivienda (BanPro) luego de una intervención de diez dí­as.

U21 fue allanada el pasado 25 de noviembre por una comisión de la policí­a polí­tica como parte del proceso que abrieron las autoridades judiciales tras la intervención de los cuatro bancos.

Durante el allanamiento fueron incautadas varias “evidencias de interés criminalí­stico” de operaciones que habrí­a realizado la casa de bolsa con empresas vinculadas al empresario Ricardo Fernández, quien era el mayor accionista de los bancos intervenidos, según informó la Fiscalí­a General.

Fernández, quien mantiene negocios en el área de alimentos y vende productos a la red de mercados estatales Mercal, fue arrestado el 20 de noviembre junto a su asesor legal, José Camacho Uzcátegui, tras la intervención de los bancos.

Los detenidos, quienes fueron trasladados en la ví­spera a la sede de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), fueron imputados por la Fiscalí­a de los delitos de malversación de los recursos de ahorristas, apropiación indebida de créditos y asociación para delinquir.

El caso de los cuatro bancos intervenidos ha desatado un escándalo en el paí­s debido a las presuntas negociaciones irregulares que habrí­a realizado Fernández con bancos y organismos públicos.

La intervención a “puertas cerradas” de los cuatro bancos ha generado nerviosismo en el sistema financiero local y retiros de masivos de depósitos en algunas instituciones.

El Consejo Bancario Nacional y la Asociación Bancaria de Venezuela, organismos gremiales que agrupan a los bancos privados del paí­s, emitieron la noche del martes un comunicado para respaldar las acciones del gobierno sobre los cuatro bancos cerrados y asegurar la salud del sistema financiero.

Paralelamente, el gubernamental Fondo de Garantí­as y Protección Bancaria (FOGADE) oficializó que este miércoles comenzará el registro de los clientes de los bancos Canarias y BanPro con el propósito de pagar los depósitos garantizados por esa oficina de asistencia financiera a la banca.

Canarias, Confederado, Bolí­var y BanPro fueron cerrados el 30 de noviembre debido a que sus casos estaban tomando “unas dimensiones sumamente peligrosas” que amenazaban con generar “un daño aún mayor para el conjunto del sistema”, según informó el ministro de Economí­a, Alí­ Rodrí­guez.

El gobierno decidió liquidar Canarias y BanPro debido a que presentan “severos daños”, y acordó tratar de rehabilitar el Confederado y Bolí­var.

Por Fabiola Sánchez
Copyright 2009 The Associated Press.