El “recargo Chávez” cuesta entre 3 y 4 dólares por barril

Economista24.- La agencia rusa de noticias RIA Novosti presenta hoy un análisis de la situación petrolera preparado por el periodista Oleg Mitiáev, quien revela que a la terminologí­a de los expertos se le ha agregado el “recargo Chávez”. El petróleo, dice, seguirá subiendo.

A juzgar por lo que ocurre, los elevados precios del petróleo y las superganancias que se embolsan los paí­ses exportadores del “oro negro” seguirán creciendo durante mucho tiempo y sin problemas.

Estados Unidos, el mayor importador de petróleo del mundo permanentemente provoca el encarecimiento del crudo porque desata conflictos con los paí­ses exportadores, sobre todo con aquellos que Washington considera “polí­ticamente poco fiables”. La semana pasada, a consecuencia de un pleito jurí­dico entre el gigante petrolero Exxon Mobil y Venezuela, los precios del crudo subieron entre 3 y 4 dólares el barril, un alza que los expertos denominaron “recargo Chávez”.

Dos semanas antes, los precios del petróleo habí­an descendido hasta los 86 dólares el barril, un valor relativamente cómodo para los consumidores, pero ahora, de nuevo han subido hasta los 93 y 94 dólares y así­ se mantendrán mientras dure el contencioso que protagoniza Exxon Mobil y la petrolera nacional de Venezuela PDVSA.

El conflicto surgió a partir de la nacionalización del sector petrolero que emprendió Venezuela hace dos años. A consecuencia de esa nacionalización, la participación de las compañí­as extranjeras en la explotación de los yacimientos de hidrocarburos del paí­s se redujo considerablemente, y la mayor parte de los beneficios que produce el combustible extraí­do, ahora se redistribuye a favor del Estado venezolano. Algunas empresas extranjeras como la francesa Total aceptaron las nuevas condiciones impuestas por la nacionalización al considerar que ante los actuales precios de los hidrocarburos, la extracción de hidrocarburos en Venezuela sigue siendo un negocio rentable.

La citada Total ya recibió del gobierno venezolano 830 millones de dólares en calidad de compensaciones por la reducción de su participación en los yacimientos venezolanos.

La práctica mundial demuestra que lo que hace actualmente Venezuela es una tendencia general. En perí­odos cuando los precios de los hidrocarburos son altos, los gobiernos de los paí­ses petroleros refuerzan su control sobre los sectores energéticos y sus beneficios.

Pero la estadounidense Exxon Mobil optó una postura intransigente, por lo que en 2007 las autoridades venezolanas anularon todos los convenios suscritos con la empresa, y el gigante estadounidense perdió importantes proyectos de extracción que tení­a en ese paí­s.

Exxon Mobil presentó demandas en varios tribunales de Europa y en América a PDVSA exigiendo compensaciones por los proyectos perdidos, y la semana pasada, tribunales aprobaron la congelación de activos de PDVSA por un monto de 12.000 millones de dólares en calidad de garantí­a precautoria, de cara a probables pleitos judiciales sobre pago de compensaciones.

Con activos en el mundo por un monto de 90.000 millones de dólares PDVSA es una empresa rica, pero el caso de que se cumpla la prescripción judicial, tanto la empresa como Venezuela sufrirán perdidas notables. Por esa razón, la respuesta de las autoridades venezolanas a la demanda fue inmediata, el presidente venezolano Hugo Chávez amenazó con suspender todos los suministros de petróleo venezolano a EEUU. En el caso de que se cumplan las amenazas de Chávez, la economí­a estadounidense afrontará una situación próxima a la catástrofe porque el paí­s se verá ante un agudo déficit de combustible. Como es sabido, EEUU importa 10 millones de barriles de petróleo diarios, de ellos, 1,2 millones de barriles procedentes de Venezuela, el cuarto paí­s entre sus proveedores importantes después de Canadá, Arabia Saudita y México.

También es necesario destacar que para la economí­a venezolana la amenaza de Chávez supone un paso suicida, porque prácticamente todo el crudo de Venezuela lo consume EEUU y a corto plazo, el paí­s latinoamericano no tiene las posibilidades de reorientar su crudo hacia otras regiones del mundo.

Tal vez por esa razón, Chávez no cumplió su amenaza al pie de la letra y posteriormente, rectificó que el recorte de suministros del crudo venezolano afectará únicamente a Exxon Mobil, que hasta el momento, recibí­a entre 90.000 y 170.000 barriles diarios de crudo venezolano.

Catalogada como la mayor petrolera del mundo, la reducción impuesta por Chávez no afecta mucho a esa compañí­a y tampoco a los consumidores estadounidenses, sobre todo porque otros paí­ses miembros de la Organización de Paí­ses Exportadores de Petróleo (OPEP) prometieron intervenir para impedir un déficit de combustible en EEUU.

No obstante, la guerra judicial entre Exxon Mobil y PDVSA no concluirá rápidamente, tiene rasgos de que adquirirá mayores dimensiones y “el recargo Chávez” afectará el precio del crudo durante un buen rato
.

La inflexible polí­tica de EEUU en relación a los paí­ses extractores considerados “poco fiables” favorece el alza de los precios del crudo.

Hay más ejemplos, el gobierno estadounidense hace todo lo posible para que las empresas norteamericanas e incluso las compañí­as de otros paí­ses no participen en los proyectos de extracción de hidrocarburos en Irán, un factor que a su vez, refuerza la tensión en el mercado mundial de combustibles.

A partir de esos factores desfavorables, analí­ticos del Banco Goldman Sachs, célebre porque vaticinó el alza del crudo a 100 dólares por barril (el 3 de enero de 2008), ahora pronostican que la recesión en EEUU no favorecerá una reducción de los precios del crudo, y dentro de un año “el oro negro” costará 105 dólares el barril.Una buena noticia para todos los paí­ses productores de petróleo, incluida Rusia, que tras recibir beneficios récord por las exportaciones de crudo el año pasado, puede esperar con mucha probabilidad de que la bonanza también continuará en 2008.

Via RIA Novosti