7 Bancos en la mira de autoridades de EE.UU.

Siete bancos….en la mira de USA

.
Las autoridades norteamericanas ya no saben qué hacer para cumplir con el seguimiento a las transferencias realizadas por la banca venezolana, especialmente a siete entidades a las que les están pisando los talones.

Bancos que tienen inversiones financieras en Las Antillas, Panamá, Puerto Rico, Suramérica, Europa y en las islas denominadas “paraí­sos fiscales”. Las cifras movilizadas son tan descomunales, que, mientras dichas autoridades fiscalizadoras, analizan las transferencias para determinar si sus orí­genes proceden de negocios ilí­citos, dada la circunstancia de que Venezuela se encuentra bajo un estricto control cambiario. Y en esos precisos momentos en que usan todas sus capacidades de inteligencia bancaria, se producen otras millonarias cantidades de traspasos, sobrepasando la capacidad supervisora de dichas autoridades norteamericanas, que dicho sea de paso, han comisionado a los mejores bufetes para explorar la situación.

Según se comenta, en el muy corto plazo, saldrá a la luz pública un escándalo financiero tan connotado, que se comenta que hará retumbar a todo el sistema financiero y económico, dadas las conocidas personas involucradas.

El BCV,…con “indice” de 1.2

.
El Banco Central de Venezuela terminó el 2007 con un histórico déficit de divisas de más de US$6.000 millones. La cifra representa una disminución de más del 200% en comparación al cierre de divisas del 2006

El paí­s obtuvo – el pasado año- ingresos de divisas por el orden de US$50.924 millones, en contraposición con una salida de esta de US$57.046 millones, lo cual generó el grave déficit ya comentado.

CADIVI y el “Gordo”

En cuanto a las salidas de divisas, la autorizaciones de CADIVI se llevaron el premio gordo con US$31.987 millones, seguido del otorgamiento de divisas a las importaciones de la ALADI. Aquí­ el drama radicó en que mientras entre el mercado cambiario y las exportaciones a la Asociación Latinoamericana otorgaron ingresos por US$13.399 millones, ellos mismos propiciaron una salida de 42.568 millones de los billetes verdes, obteniéndose nada más en estos dos rublos una relación negativa de casi US$30.000 millones.

El tercer rublo con mayor salida de divisas estuvo enmarcado en el FONDEN con US$6.770 millones, pero habrí­a que destacar que esto ocurrió como sabemos en los dos primeros trimestres del año, por lo que esto tuvo poco influencia al final del año.

Por su parte, el también infaltable “otros” en las cuentas de egresos, tuvo mayormente representada por una salida de divisas de US$5.416 millones, de los cuales el BCV le vendió US$4.500 millones a PDVSA a propósito de la emisión de los bonos PDV, que la estatal petrolera necesitaba. Lógicamente, la suma del déficit en la balanza de pagos comentado en el dí­a de ayer, sumado al déficit de divisas registrado en el BCV, harán escasear mas temprano que tarde los tan ansiados billetes verdes en el paí­s.

En el 2006, un precio promedio del barril de petróleo de US$56, permitió ingresos de divisas por US$30.471millones, en cambio en el 2007 con un precio promedio de US$65 ingresaron divisas por US$31.243 millones, es decir un aumento en el precio de 15%, produjo sólo un aumento en el ingreso de divisas del 3%.

El déficit de divisas de US$6.122 millones del 2007 de la Republica, superó al histórico de US$4.039 millones registrado en el año 2001 y al del 2002 que cerró en US$972 millones.

En enero el Banco Central de Venezuela tuvo que vender activos en divisas por Bs.F 1.879 millones

Porque:

-La banca del Estado le retiró depósitos por Bs.F 4.544 millones
-Disminuyó Bs.F 1.557 millones de sus disponibilidades en divisas
-Rebajó en Bs.F 1.033 millones sus activos en divisas y Bs.F 468 millones en inversiones en divisas
-Tuvo que salir de Bs.F 883 millones en Tí­tulos Valores Públicos
-Ganó Bs.F 196 millones, pero no dice cómo
-La solvencia del banco es de tan sólo el 1,12

Sin embargo, y a pesar de ser el primer banco del paí­s, ni siquiera es capaz de publicar su estado de Ganancias y Pérdidas, como lo divulgan todas las demás instituciones bancarias, ya que lo hace semestralmente, concretándose a informar solamente su balance general, y siempre más allá de los quince primeros dí­as del mes siguiente, demostrando que tampoco es capaz de cuadrarlo en el plazo reglamentario.

Los números de enero

Al retirar la banca del Estado del BCV depósitos por Bs.F 4.544 millones en enero, de Bs.F 15.679 millones que mantuvo en diciembre, a Bs.F 11.135 millones en enero, una baja del 29%. El BCV se afectó teniendo que maniobrar con los activos para superar el hueco financiero, que le creó la propia banca del Estado. Tuvo que salir de Bs.F 1.557 millones en disponibilidades en divisas, cayendo de Bs.F 6.007 a Bs.F 4.450 millones. Disminuyó sus inversiones en divisas en Bs.F 468 millones, al igual que Bs.F 1.034 millones en activos en divisas, para una disminución total de los activos en divisas por Bs.F 1.899 millones, que fuera más, si no es por el aumento del precio del oro, que revalorizó en Bs.F 1.117 los activos del banco. En cuanto a los activos en moneda nacional, también tuvo que desprenderse de Bs.F 883 millones de Tí­tulos Valores Públicos. Sin embargo, se empapeló en Bs.F 4.552 millones de activos diversos en moneda nacional.

Activos y Pasivos

El total de activos para enero llegó a Bs.F 131.081 millones, mientras que los pasivos sumaron Bs.F 116.280 millones, una relación de 1,12, í­ndice con el que cualquier banquero no le presta ni un bolí­var al que le pida. Poseyendo un escaso patrimonio por Bs.F 14.605 millones, que se vio inflado en Bs.F 1.417 millones, por la “contrapartida por valoración en moneda nacional de los activos y pasivos externos”.

Resultados

En enero, el Banco Central de Venezuela acusó un golpe por debajo de la lí­nea de flotación. No obstante, dice que ganó Bs.F 196.045 miles, cifra superior a la pérdida por Bs.F 38.234 que tuvo en diciembre, ganancia basada en una información muy celosamente guardada, ya que no dice ni de dónde salió, ni sus ingresos y egresos, por lo que si ellos mismos no lo detallan, no vale ni la pena analizar su autenticidad, porque no hay base para cualquier análisis serio. De todos modos, una rentabilidad del 0,14% sobre el activo total en un mes, que representa al año el 1,68%, lo que indica es que nuestro responsable por los bancos del paí­s y las reservas, no guarda absolutamente relación alguna con lo que debiera ser un Banco Central.

(RS-Reporte)