¿Vale este chico 15.000 millones de dólares?

Economista24.- La Internet puede estar incubando una “Burbuja 2.0″, como aquella que barrió con los inversionistas a principios de la década cuando reventaron decenas de “punto com” multimillonarias – el indicador más alarmante es Facebook, una compañí­a cuyo principal ejecutivo es Mark Zuckerberg, un chico de 23 años que abandonó su carrera universitaria en Harvard para trasladarse a donde está la acción de los startups de Internet: Palo Alto, California.

La red social fundada por Zuckerberg es ahora perseguida por los inversionistas que ven en la compañí­a una de las alternativa rápida para hacer mucho dinero en muy poco tiempo, pero pocos se han sentado a evaluar si los millones de dólares que están invirtiendo están a buen resguardo bajo el liderazgo de un post-adolescente que Business Week describe como “arrogante y distante”. Ayer, en la conferencia tecnológica South By Southwest (SxSW) Zuckerberg otorgó una entrevista a la reportera de Business Week, Sarah Lacy, admitiendo una serie de “malas decisiones” y exhibiendo poca claridad en la visión que Facebook tiene como negocio rentable para el futuro.

Zuckerberg no fue capaz de articular en palabras su estrategia para convertir a Facebook en una empresa rentable y sostenible, diciendo que la misión del site es “que la gente se comunique de manera más eficiente”, una visión que BusinessWeek califica de “ambiciosa” y “demasiado amplia”.

Zuckerberg hizo referencia a que Facebook tení­a “la oportunidad de construir una plataforma para cambiar fundamentalmente la forma en la que la gente se comunica“. No parece una perspectiva realista de la función de la compañí­a y lo que significa para los usuarios, que usan a Facebook principalmente como un entretenimiento. Un desapego a la realidad que recuerda de manera preocupante otros errores de auto-engrandecimiento por parte del CEO de 23 años, que llegó a asegurar que Facebook representaba el comienzo de una nueva era, y que “una vez cada cien años, los medios de comunicación cambian” – un resbalón por el cual la prensa especializada lo crucificó.

Otro resbalón fue el anuncio de su plataforma de anuncios online, Beacon: Zuckerberg aseguró que los próximos cien años de la publicidad serí­an completamente diferentes, a partir del lanzamiento de Beacon. Ayer, reconoció que se habí­a extralimitado y lamentaba la hipérbole. “Dimos la impresión de saber más de lo que realmente sabí­amos”, admitió. “Hay muchas cosas que debemos construir antes de llegar a ese punto. Es algo muy a largo plazo. Será interesante ver esto desenvolverse a lo largo de los próximos 15 o 20 años”. En principio, Beacon no cuajó entre los usuarios por presentarse como una invasión a la privacidad, transmitiendo a toda la red lo que cada usuario compraba o las acciones que tomaba en los espacios que los anunciantes comparten con Facebook. Algunos usuarios se quejaron amargamente de que este sistema arruinó el factor sorpresa en sus compras de navidad, al alertar a los “amigos” del Facebook de todas las compras realizadas en sitios aliados de la compañí­a.

Una inversión de Microsoft, que compró el 1.6% de la compañí­a por 240 millones de dólares únicamente con el propósito de instalar los anuncios de su propia plataforma publicitaria en lí­nea dentro de los perfiles de los usuarios, es la que consiguió para Facebook la extraordinaria valuación de 15.000 millones de dólares. Pero ¿en realidad vale eso la empresa de unos quinientos empleados y 50 millones de usuarios?

El negocio de Facebook no es original y debe competir con el pionero y todaví­a lí­der MySpace, además de Bebo, Friendster, LinkedIn, Tagged, Hi5, Piczo, y Open Social. Pende además sobre Facebook una demanda por parte de ex-compañeros de clases del CEO Zuckerberg en Harvard, que aseguran que el hoy multimillonario les robó el código fuente con el que se comenzó el site.

Como negocio viable, Facebook depende del “buzz” y de la adicción de sus usuarios adolescentes tanto como MySpace, cuyo declive parece haber comenzado ya y que fue adquirida por Fox Interactive Media en 2005 por 580 millones de dólares. El mayor riesgo de la compañí­a está en la juventud y la inestabilidad de una base de usuarios mayoritariamente joven y que está a la espera de la próxima moda en la web. Por el momento, más de la mitad de los visitantes registrados en Facebook se conecta diariamente, y pasan un promedio de 19 minutos en el sitio web. ¿Se quedarán lo suficiente para satisfacer los sueños de gloria de su C.E.O.?

Via BusinessWeek y CrunchBase