Las tarjetas de credito y la morosidad sacuden a los Bancos venezolanos


Un análisis publicado hoy por la firma Aristimuño Herrera & Asociados alerta sobre el aumento de la morosidad en 36 de los 47 bancos venezolanos. El incremento de la tasa aplicada a las tarjetas es una de las causas.

Ya se ha empezado a observar en las cifras de las instituciones bancarias un alza en el í­ndice de morosidad, el cual ha pasado de 1,14% en febrero 2007, a 1,34% en enero 2008 y a 1,41% en el mes de febrero.

De un total de 47 bancos entre comerciales y universales, observamos que 36 han subido su í­ndice de morosidad en los últimos doce meses. Este í­ndice, según Aristimuño Herrera & Asociados, continuará incrementándose a lo largo del año. Este hecho vendrá combinado con una caí­da en las utilidades de la banca, lo que sin duda gravitará de manera negativa sobre el sistema.

La desaceleración económica que se producirá el año 2008, aunado a un incremento en las tasas de interés, es una combinación negativa para la solvencia de la cartera crediticia de la banca venezolana.

Se ha elevado hasta 32% la tasa máxima que podrán cobrar los bancos por el financiamiento en las tarjetas de créditos, lo que permite dar como un hecho cierto, el aumento en la morosidad de este financiamiento, que ya representa el 14% del total de la cartera de créditos de la banca venezolana, igual a Bs.F 14.733.193 miles. Se acabó para la banca el envió de las tarjetas de crédito no solicitadas que llegan a la casa, así­ como la aplicación de la frase de ‘compre ahora y pague después’. El uso de las tarjetas de créditos es lo más fácil de realizar cuando se tiene y lo más difí­cil de pagar, en épocas de enfriamiento económico y que se agrava aún más cuando su financiamiento se hace más costoso.

En Aristimuño Herrera & Asociados, estimamos que las tarjetas de créditos, serán uno de los grandes dolores de cabeza de la banca este año. Igualmente estimamos que el 2008 no será tan bueno para la banca, por el incumplimiento de las obligaciones financieras en general.

La cartera inmovilizada (préstamos otorgados y no cobrados) de la banca comercial y universal se elevó de Bs.F 733.266 miles en febrero 2007 a Bs.F 1.472.102 miles doce meses después, indicando un alza de 100,8%.

A febrero 2008, la cartera vencida y no cobrada esta cubierta en 156,2%, pero en el mismo mes del año pasado la cobertura era de 203,34%. Siete bancos ya están por debajo del 100% de la cobertura de su mora.

Ante una caí­da en los beneficios de la banca y un aumento en la morosidad, las perspectivas no son las más favorables.

La razón para que crezca más la morosidad en los créditos al consumo es que, por un lado, los venezolanos están gastando más, hasta ahora, y, por el otro lado, muchas de las compras realizadas en el último trimestre del 2007 se empiezan a sentir fuertemente en el primer trimestre, mucho más cuando no hay utilidades ni bonos que recibir, con un ingrediente adicional, y es que las tasas de interés han venido subiendo al compás de los aumentos que dictó el Banco Central de Venezuela adicional al incremento de la inflación y la desaceleración económica (crecerá menos del 8,4% que logró en el 2007).

De octubre 2007 a la fecha la tasa activa promedio de la banca ha subido 6 puntos porcentuales para colocarse en 23,12% y la tasa activa promedio para las tarjetas de créditos se encuentra actualmente en 31,03%.

Pero debemos tener en cuenta que el impacto en el gasto financiero adicional en la banca que ha causado la decisión del BCV al elevar las tasas de interés en las cuentas de ahorro y a plazo es de Bs.F 1.747.906 miles, cifra que representa el 38% de las utilidades netas de la banca comercial y universal en el 2007. Y esto sin tomar en consideración, la caí­da en los ingresos por el financiamiento al sector manufacturero, ya que la tasa de interés se ha fijado en un máximo de 19% cuando su promedio era del 25%, significando una disminución de 6 puntos, que en una cartera de Bs.F 7.386.888, estos 6 puntos es igual a una caí­da en los ingresos por Bs.F 443.213 miles.

De allí­ que la banca buscará compensar este aumento en sus gastos financieros aunado a la decisión tomada este martes por el BCV de regular algunas comisiones bancarias, con un aumento en las tasas de interés, con su consecuente impacto en el incremento del í­ndice de morosidad.