El Dow Jones cerró con una baja del 1,11% en una sesión muy volátil


El Dow Jones de Industriales bajó hoy un 1,11% en la Bolsa de Nueva York, después de haber vivido una jornada muy volátil y sin una tendencia clara, en la que las empresas energéticas sufrieron las mayores caí­das.

Al final de esta primera sesión bursátil de la semana, ya que el lunes fue festivo en Estados Unidos, el Dow Jones retrocedió 112,61 puntos y quedó en 10.024 enteros.

El S&P 500 bajó 112,61 puntos para cerrar en 1.070,71, lo que supone un descenso del 1,72%, al tiempo que el í­ndice que mide la evolución del mercado Nasdaq cayó un 1,54%, al recular 34,71 puntos y cerrar en 2.222,33 unidades.

Después de que el pasado viernes la bolsa neoyorquina despidiera su peor mes de mayo en 70 años, Wall Street se dejó hoy impresionar inicialmente por la caí­da del euro hasta los 1,2111 dólares, su nivel más bajo de los últimos cuatro años.

En el momento del cierre de la Bolsa de Nueva York (20.00 GMT) se habí­a recuperado ligeramente y se cambiaba por 1,2236 dólares.

El euro se está viendo lastrado por el temor de los inversores a que las agencias de calificación bajen la valoración que otorgan a la deuda soberana de otros paí­ses europeos, tal y como ya han hecho algunas de ellas sobre Grecia, Portugal y España.

Los temores hacia la situación macroeconómica en la zona euro se avivaron al conocerse que el desempleo en ese área alcanzó en abril un nuevo récord, al situarse en el 10,1% de la población activa.

Sin embargo, poco después de la apertura de Nueva York se difundieron datos de la evolución del sector manufacturero en Estados Unidos, que fueron mejores de lo esperado y subieron los ánimos de los inversores.

El sector manufacturero, responsable de cerca del 12% de la economí­a de Estados Unidos
, registró en mayo una leve ralentización con respecto a abril, cuando su ritmo de crecimiento se encontraba en el nivel más alto de los últimos seis años.

Además, se conoció que el gasto estadounidense en construcción aumentó en abril un 2,7% respecto a marzo, lo que supone el mayor incremento en una década.

Estas noticias, entre otras, compensaron temporalmente los recurrentes temores hacia la situación en Europa y otras preocupaciones sobre la evolución económica de China.

Al final de esta primera sesión de junio seis de los 30 valores del Dow Jones cerraron con subidas, aunque sólo Kraft avanzó más de un punto porcentual.

Los valores del Dow Jones que subieron fueron Kraft (1,05%), Johnson & Johnson (0,79%), Walmart (0,71%), Microsoft (0,35%), AT&T (0,12%) y Procter & Gamble (0,11%).

En el extremo contrario, las firmas de ese indicador que más bajaron hoy fueron Alcoa (-3,87%), JP Morgan (-2,63%), DuPont (-2,57%), Caterpillar (-2,45%) y General Electric (-2,26%), todas con descensos de más de dos puntos.

Dentro del Dow Jones también bajaron más del dos por ciento las petroleras Chevron (-2,14%) y Exxon Mobil (-2,00%), que se vieron arrastradas por la caí­da del conjunto de las empresas energéticas.

Ese sector cayó el 3,62 por ciento el mismo dí­a en que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anunció que abrirá una investigación criminal sobre el derrame de petróleo del Golfo de México.

British Petroleum (BP), la compañí­a que operaba la plataforma hundida y que hoy cayó en la Bolsa de Nueva York un 19,55 por ciento, puso hoy en marcha una nueva y arriesgada operación para intentar contener el derrame que se prolonga ya por 43 dí­as.

Por su parte, Hewlett Packard (HP), que también forma parte del Dow Jones, bajó un 0,93 por ciento después de conocerse que eliminará nueve mil empleos y gastará mil millones más en una reestructuración que durará años.

Fuera del Dow Jones, Apple subió el 1,53 por ciento después de anunciar que en menos de dos meses ha vendido dos millones de iPads, su computador plano.

En el sector de telecomunicaciones destacó la subida del 8,52 por ciento de Portugal Telecom en la Bolsa de Nueva York después de conocerse la nueva oferta que ha recibido de Telefónica (que bajó un 2,02%) por su parte en el capital de la brasileña Vivo.

Ví­a EFE