Producción cubana de petróleo se redujo en casi 300.000 toneladas durante 2009

AFP PHOTO/Erika Santelices, Archivo

La producción cubana de petróleo se redujo en casi 300.000 toneladas en el 2009 frente al año anterior, mientras que la de gas natural se estancó, dijo el jueves la estatal Oficina Nacional de Estadí­sticas (ONE).

La producción de petróleo el año pasado fue de 2,73 millones y la de gas natural, el equivalente a 1,15 millones de toneladas.

En el 2008, la producción de petróleo de la isla fue de 3 millones de toneladas, mientras que la de gas fue de 1,16 millones de toneladas, según un reporte de la ONE en su página en internet (www.one.cu/aec2009).

Cuba no reporta la producción de petróleo en barriles, pero según funcionarios estatales es calculada entre 60.000 y 70.000 barriles por dí­a.

El Gobierno no dio detalles sobre el descenso, aunque coincidió con una compra forzada de las concesiones de las empresas canadienses Pebercan y Sherritt International.

Pebercan ya no está en Cuba, mientras Sherritt continúa operando en otros bloques.

La producción cubana de crudo se concentra en el noroeste de la faja petrolí­fera, en el noroeste de la isla, en un tramo de unos 128 kilómetros de costa entre las provincias de La Habana y Matanzas que produce todo el petróleo pesado del paí­s.

La mayorí­a de los nuevos pozos son perforados verticalmene entre dos y siete kilómetros costa afuera.

La producción cubana se habí­a estancado durante casi una década cuando los pozos viejos se agotaron y otros nuevos tomaron el relevo.

La producción doméstica de petróleo es también procesada en una refinerí­a conjunta con Venezuela en la provincia de Cienfuegos, en el centro-sur de la isla, y a continuación se exporta a varios paí­ses de la región.

Cuba ha enviado desde el 2006 pequeñas cantidades de crudo a Asia.

La isla importa desde el 2008 un total de 93.000 bpd de crudo y otros productos con financiación preferencial de Venezuela, con un importe adicional enviado a la refinerí­a de Cienfuegos, según las últimas estadí­sticas disponibles.

(Reporte de Marc Frank))
Reuters