Gobierno exige a la banca que venda sus bonos, si no lo hace “podrí­a tomar algunas medidas”

AFP PHOTO/Thomas Coex, Archivo

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, exigió a la banca privada que saque a venta “bonos en divisas de la República” que tiene en su poder, por 5.500 millones de dólares, y advirtió que si no lo hace “podrí­a tomar algunas medidas”.

Los también llamados “tí­tulos-valores” deberán ser sacados a la venta bajo un régimen de bandas, de cotizaciones mí­nimas y máximas, que será anunciado “en las próximas horas o en los próximos dí­as”, por el Banco Central de Venezuela (BCV, emisor), dijo el gobernante.

Agregó, sin ofrecer más detalles, que también existe ese tipo de papeles en el exterior y pidió a los inversionistas que los comercialicen en Venezuela, y que otro tanto, que representa cerca del uno por ciento del total, está en los bancos estatales nacionales.

El Gobierno suspendió el pasado 18 de mayo el llamado “mercado permuta o mercado paralelo”, hasta ese dí­a a cargo de casas de bolsa encargadas de la compraventa de bonos o tí­tulos-valores, tras denunciar la “comisión de delitos” en la fijación “especulativa” de los precios de traspaso de los papeles.

Desde entonces, han sido allanadas tres decenas de casas de bolsa y sociedades de corretaje y detenidos una docena de ejecutivos.

“Tenemos serias presunciones de que esas instituciones están involucradas en delitos cambiarios con la simulación de operaciones”, declaró entonces el presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Tomás Sánchez.

Chávez remarcó hoy que ello incluí­a el “lavado” de capitales del narcotráfico, pero tampoco proporcionó más detalles.

Una vez que el BCV anuncie pormenores del régimen de bandas, el mercado para la compraventa de bonos en divisas volverá a operar, ahora bajo su exclusivo control.

El presidente del BCV, el ministro de Planificación y Finanzas Jorge Giordani, y Sánchez explicaron previamente que el esquema anterior “se llevaba sin ningún tipo de control” estatal y bastaba que “dos agentes, por lo general dos casas de bolsa o una casa de bolsa y una sociedad de corretaje, pactaran un precio especulativo”, permitiendo así­ “el lavado” de dineros procedentes de ilí­citos.

“El sitio electrónico donde marcaban (la operación de compraventa de tí­tulos) no estaba regulado por nadie ni habí­a evidencia de la liquidación de esas operaciones”, remarcó Sánchez.

Al suspenderse la compraventa de los bonos, “la especulación” hizo que el llamado “dólar paralelo” o “dólar permuta” duplicara la tasa oficial de 4,3 bolí­vares por divisa fijada por el Gobierno.

Adicionalmente a la tasa de 4,3 bolí­vares por dólar, el Gobierno ha fijado una cotización preferencial de 2,6 bolí­vares por dólar para las importaciones consideradas esenciales.

El BCV estima que el “mercado permuta” se utilizaba para financiar entre un 15 por ciento y un 20 por ciento de las importaciones del sector privado, ya que la mayorí­a son atendidas por la gubernamental Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).

El Gobierno de Chávez creó Cadivi a inicios de 2003 para ejecutar el control estatal de divisas que implantó entonces.

Cadivi “aceleró” en las últimas semanas la entrega de divisas para las importaciones y logró disminuir retrasos registrados en los primeros meses del año que, como reconoció el BCV, hicieron caer en 40 por ciento las importaciones privadas en el primer trimestre del año.

Ello incidió, a su vez, en la contracción económica que se dio entre enero y marzo de un 5,8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), que Chávez dijo refleja una crisis terminal del capitalismo.

“La burguesí­a está haciendo fiesta” por esa contracción del 5,8 por ciento, pero “no se da cuenta de que en realidad eso refleja el velorio del capitalismo”, ha dicho insistentemente en los últimos dí­as.

Ví­a EFE