Uribe dice sentirse orgulloso por levantar la economí­a de Colombia

Foto: REUTERS/José Miguel Gómez

El presidente Alvaro Uribe expresó el viernes orgullo por haber logrado en sus ocho años de Gobierno insertar a Colombia dentro de los paí­ses vistos como progresistas y con buenas expectativas para inversores, luego de que llegó a ser catalogado como un Estado fallido.

Para el mundo, el paí­s sudamericano era noticia principalmente por los ataques de la guerrilla y el narcotráfico. Hoy, cuando le faltan 64 dí­as para entregar el poder como el mandatario más popular en la historia de Colombia, Uribe pinta un panorama distinto.

“Podrí­a hacerse este resumen: Hoy es un paí­s con más confianza, con más optimismo, personas decí­an que Colombia era un Estado fallido, hoy hay muchas calificaciones que ponen a Colombia como un paí­s con una gran posibilidad, un paí­s con un gran provenir”, dijo Uribe en una entrevista con Reuters.

“Hoy es un paí­s con más confianza, con más optimismo, personas decí­an que Colombia era un Estado fallido, hoy hay muchas calificaciones que ponen a Colombia como un paí­s con una gran posibilidad, un paí­s con un gran provenir”, dijo Uribe.

No obstante, el mismo mandatario de 57 años con una popularidad histórica de un 68 por ciento y cuyo candidato Juan Manuel Santos es el favorito para ganar la presidencia este mes, observó que aún “falta mucho” por hacer principalmente en el plano de seguridad y lucha contra el narcotráfico.

“Creo que hacer el tránsito de un paí­s que se dijo que estaba entrando en una estadio de Estado fallido a un paí­s que lo reconocen hoy como uno de los nuevos prodigios de la economí­a, al señalarlo como uno de los paí­ses del grupo ‘civetas’. Ese tránsito es bueno”, precisó.

Uribe se refirió a una nueva denominación “civetas” lanzada por el banco británico HSBC en la que ubica a paí­ses estables y con un futuro expansivo y cuyo nombre en inglés CIVETS deriva de la primera letra de los paí­ses colocados en ella: Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquí­a y Sudáfrica.

Además de haber sorteado la crisis financiera global, destacó que la economí­a de Colombia ha superado los embates de la violencia por el conflicto interno y la caí­da del comercio con Venezuela por decisión del presidente Hugo Chávez.

Foto: REUTERS/José Miguel Gómez

Considerado como el aliado más importante de Estados Unidos en América Latina, Uribe impulsó una ofensiva militar que replegó a las guerrillas izquierdistas, además de permitir la reducción de asesinatos, masacres, secuestros, asaltos a pueblos y ataques con explosivos contra la infraestructura.

La ofensiva contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), permitió aumentar la inversión extranjera y que la economí­a tuviera un buen desempeño en los últimos años.

Sentado en el histórico Salón Amarillo del Palacio de Nariño, en el centro de Bogotá y sede de la Presidencia, resaltó que la economí­a del paí­s de más de 44 millones de habitantes creció al menos un 4 por ciento en el primer trimestre y proyectó tasas positivas a partir del 2011.

“Ahora se presenta una gran recuperación, veloz, de la economí­a que nadie anticipaba, el mismo Gobierno pensaba que la recuperación de la economí­a iba a tardar mucho más tiempo. Hoy veo que el 60 por ciento de las empresas está en proyectos de expansión, lo que anticipa que el año entrante Colombia puede volver a tener crecimiento del 6 por ciento”, afirmó.

“Yo tengo fe, fe que el crecimiento este año en Colombia va a superar todos los pronósticos y va a ser superior a lo que el Gobierno ha pensado“, precisó el mandatario refiriéndose a la meta de 2,5 por ciento para expansión del Producto Interno Bruto (PIB) que fijó su Gobierno.

Foto: REUTERS/José Miguel Gómez

UNIVERSIDAD VIRTUAL Y ESTUDIO

El mandatario reconoció que uno de los frentes en los que deberá trabajar el próximo Gobierno es el de la infraestructura para impulsar el crecimiento económico del paí­s sin descuidar aspectos sociales como la educación y la salud.

“Vamos a ver que va deparando la vida, lo que quiero es culminar bien estos 64 dí­as, muchos temas pendiente para realizar en estos 64 dí­as”, dijo Uribe al ser preguntado sobre su futuro polí­tico.

“Yo le pido a Dios que me ayude a tener una buena actitud como ex presidente, le pido a Dios que me ayuda a servir a Colombia de alguna forma hasta el último dí­a de la vida”, sostuvo. Agregó que aspira a fundar una universidad virtual, a aprender otro idioma y actualizarse en el uso de tecnologí­as.

Uribe se refirió a los procesos criminales contra funcionarios de su Gobierno implicados en investigaciones por interceptaciones ilegales de comunicaciones telefónicas a magistrados, periodistas y polí­ticos de la oposición.

Uribe destacó que la economí­a de Colombia ha superado los embates de la violencia por el conflicto interno y la caí­da del comercio con Venezuela por decisión del presidente Hugo Chávez.

“Hay mucha acusación falsa, hay unas personas que no se resignan a saber que este Gobierno acabó con la esperanza del terrorismo de destruir a Colombia y hay mucha acusación falsa”, afirmó al defender el comportamiento de un funcionario encarcelado, según el mandatario, por cumplir con su deber.

El presidente se abstuvo de responder cuando se le preguntó sobre la presunta intención de sus opositores de buscar que sea procesado por la justicia internacional por supuestas violaciones a los derechos humanos en su Gobierno.

“Déjenlos que hablen. Qué les voy a contestar, nada, que voy a entrar yo en esas discusiones, nada, este es el Gobierno que le ha dado garantí­as a todos los polí­ticos, la seguridad democrática en cuanto ha mejorado este paí­s”, afirmó.

Sin descartar regresar a la polí­tica en el futuro, dijo que el mejor regalo que se lleva es la gratitud de sus compatriotas.

“En la tarde del 7 de agosto, cuando esté regresando al más bello de los oficios, al de simple ciudadano de Colombia, me llevaré de la Casa de Nariño un equipaje grande, un equipaje de gratitud por los colombianos que me han permitido ejercer la presidencia en esta actividad pública durante estos ocho años”, concluyó.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Silene Ramí­rez)
Reuters