El euro retrocede y toca mí­nimos en más de cuatro años

El euro cayó por debajo de los 1,19 dólares el lunes por primera vez en más de cuatro años, pero finalmente recuperó cierto terreno después de que un dato para el sector manufacturero alemán llevara a los inversionistas a tomar ganancias del reciente declive de la moneda.

La demanda de las corporaciones europeas ayudó a que el euro se recuperara después de caer a 1,1876 dólares, su nivel más débil desde marzo del 2006.

Sin embargo, la moneda seguí­a por debajo de la marca de 1,20 dólares, nivel perforado el viernes después de que Hungrí­a hiciera una dura advertencia sobre el estado de sus finanzas.

“Tras la advertencia de Hungrí­a y datos más débiles que los esperados en el empleo estadounidense el viernes, las ventas de euros se tornaron un poco exageradas”, dijo Amelia Bourdeau, estratega de UBS en Stamford, Connecticut.

“Las cosas se exageraron la semana pasada, pero no hay mucho en el horizonte que sea positivo para el euro”, agregó.

Cifras publicadas el viernes mostraron que los especuladores recortaron levemente sus posiciones cortas netas sobre el euro en la semana terminada el 1 de junio, pero aún así­ seguí­an posicionados fuertemente contra la moneda única, que en lo que va del año ha perdido cerca de un 17 por ciento frente al dólar.

En las operaciones en Nueva York, el euro cayó un 0,4 por ciento a 1,1918 dólares. El viernes, la moneda cayó un 1,5 por ciento después de un informe peor de lo esperado para el mercado laboral en Estados Unidos que sugirió que la recuperación global podrí­a estar perdiendo fuerza, disminuyendo el atractivo de los activos de riesgo.

Frente al yen, el euro descendió un 0,6 por ciento a 109,22 yenes, mientras que el dólar cayó un 0,3 por ciento a 91,64 yenes. Previamente, el euro tocó un mí­nimo récord en 1,3850 francos suizos, cayendo un 0,4 por ciento.

La libra esterlina subió un 0,1 por ciento frente al dólar a 1,4467 dólares
, mientras que el euro cayó a un mí­nimo de 18 meses de 82,12 peniques, luego que los operadores señalaran que los inversionistas estaban abandonando los bonos alemanes para comprar notas de la deuda británica debido a los temores relacionados con la zona euro.

Un avance mayor de lo esperado en los pedidos manufactureros en Alemania y una demanda razonable durante una emisión de bonos en Bélgica respaldaron al euro el lunes, según participantes de mercado.

Pero los temores por los problemas fiscales no han desaparecido. Hungrí­a -miembro de la Unión Europea, pero no de la zona euro- sacudió a los mercados el viernes cuando personeros del nuevo Gobierno señalaron que el paí­s podrí­a enfrentar una crisis similar a la de Grecia.

Esto revivió los temores relacionados con la exposición de los bancos europeos a los paí­ses de la región con elevados niveles de deuda.

Aunque los problemas de Hungrí­a no son considerados tan severos como los de Grecia, algunos analistas señalan que este podrí­a ser más vulnerable a la crisis ya que no pertenece a la zona euro y no emplea la divisa.

Por Steven C. Johnson y Vivianne Rodrigues
(Reporte adicional de Naomi Tajitsu en Londres)
Reuters