HERRAMIENTAS
Un cliente pregunta precios en un mercado de ví­veres en el centro de Caracas, el miércoles 26 de mayo de 2010. (AP Foto/Fernando Llano, Archivo)

La inflación en Venezuela llegó a un 2,6 por ciento en mayo, impulsada por las alzas en los precios de alimentos, bebidas y transporte pese a que el paí­s está sumido en una severa contracción económica.

No obstante, la inflación se desaceleró significativamente frente a la tasa del 5,2 por ciento marcada en abril, que habí­a sido la mayor desde que a comienzos del 2008 las autoridades cambiaron la metodologí­a de cálculo.

El Banco Central de Venezuela (BCV) dijo el martes que la inflación fue del 14,2 por ciento en los cinco primeros meses del año, muy por encima del 8,9 por ciento acumulado en el mismo lapso del 2009, lo que pone en riesgo el cumplimiento de la meta inflacionaria oficial del 20-22 por ciento para todo el 2010.

Por su parte, la variación anualizada fue del 31,2 por ciento, por encima del 26,8 por ciento en igual perí­odo del año previo.

El presidente Hugo Chávez culpa por la alta inflación a la especulación y a prácticas “capitalistas” de la oligarquí­a, a la que acusa de haber activado una “guerra económica” para desestabilizar a su Gobierno socialista meses antes de una elección legislativa.

El BCV dijo que el comportamiento del í­ndice fue determinado por las alzas del 4,4 por ciento en bebidas alcohólicas y tabaco; un 3,5 por ciento en transporte; un 3,3 por ciento en alimentos y bebidas no alcohólicas y un 3,2 por ciento en restaurantes y hoteles.

Las variaciones en los grupos alimentos y bebidas no alcohólicas y transporte fueron influidas por los efectos remanentes de abril, cuando aumentaron los precios de algunos alimentos y de las tarifas del transporte público terrestre, dijo el BCV.

Venezuela cerró el 2009 con una inflación del 25,1 por ciento, la mayor del continente y unas de las más altas del mundo, lo que ha erosionado el poder de compra de los venezolanos, inmersos en una recesión económica atizada por las distorsiones cambiarias y una crisis eléctrica que está cediendo.

El Producto Interno Bruto se derrumbó un 5,8 por ciento en el primer trimestre del 2010 pese a la recuperación de los precios del petróleo, pero el presidente ha desestimado la cifra y dice que la economí­a que está cayendo es la “capitalista” y que Venezuela será una “potencia”.

(Por Ana Isabel Martí­nez, editado por Esteban Israel e Inés Guzmán)
Reuters