Gobernador de Georgia abogó por ampliar comercio entre Cuba y EEUU


El gobernador del Estado de Georgia, Sonny Perdue, abogó este martes en La Habana por ampliar el comercio entre Estados Unidos y Cuba y liberar los viajes de estadounidenses a la isla, como forma de “eliminar la barreras polí­ticas” que existen entre los dos paí­ses desde hace medio siglo.

“Me siento satisfecho y realizado con los resultados de este viaje a Cuba”, porque “creo que una de las formas de eliminar las barreras polí­ticas existentes es el comercio”, dijo el republicano Perdue, quien concluyó este martes una visita de dos dí­as a la isla, según la agencia cubana Prensa Latina.

“Si en el futuro se establecen relaciones normales entre los dos gobiernos vamos a beneficiarnos de lo alcanzado en esta visita”, añadió el gobernadr, tras expresar confianza en que sean eliminadas “las barreras” que impiden a los estadounidenses “viajar a Cuba y conocer las bellezas de este paí­s”.

Perdue, quien llegó el lunes a La Habana al frente de una delegación de 37 empresarios y funcionarios de Georgia (sureste de EEUU), calificó como “muy positiva” la reunión que sostuvo el lunes con directivos de la empresa Alimport, que ostenta el monopolio sobre las compras cubanas de alimentos, para explorar posibilidades de comercio.

“Se cumplió el objetivo principal de conocer necesidades de compra por parte de Cuba y ofrecer más detalles sobre las ofertas de Georgia para el posible suministro de productos agrí­colas, médicos, y de telecomunicaciones, además de pollo, madera y semillas”, explicó el funcionario.

Estados Unidos es el quinto socio comercial de Cuba, con ventas por 675 millones de dólares en 2009, cifra 30% inferior a las de 2008, pero mayor que en los años que siguieron a 2001, cuando comenzó a venderle alimentos como una excepción al embargo que le aplica desde 1962. Gobernadores y empresarios visitan la isla ocasionalmente para explorar este mercado.

Washington, sin relaciones diplomáticas con Cuba desde 1961, permite ese comercio sólo en una dirección y además exige que se realice con pago al contado y transporte en embarcaciones no cubanas, haciéndolo más limitado.

En virtud del embargo, también se prohí­be los viajes de estadounidenses a Cuba, excepto a deportistas, religiosos y cientí­ficos, con un permiso especial del departamento del Tesoro.

Cuba se dice lista para recibir a un millón de estadounidenses si prosperara una iniciativa que analiza el Congreso de Estados Unidos.

© 1994-2010 Agence France-Presse