BCV validó el dólar a 5,3 en primer dí­a del sistema de bandas

Foto: REUTERS/Carlos Garcí­a Rawlins, Archivo

Venezuela estrenó el miércoles un tercer tipo de cambio oficial vinculado a las cotizaciones de los bonos soberanos que en su primera jornada fue muy inferior al “dólar permuta”, que trepó a máximos históricos en mayo en un dinámico mercado alternativo de divisas.

El Banco Central de Venezuela validó un rango de precios de entre 4,3-5,3 bolí­vares por dólar
para el precio de la divisa, menor al máximo histórico del mes pasado, cuando el Gobierno tomó medidas para combatir a los “especuladores cambiarios”.

En el paí­s existen actualmente dos tasas oficiales: una de 2,6 bolí­vares/dólar para importaciones que el Gobierno considera “esenciales” y otra de 4,3 bolí­vares/dólar para una amplia gama de bienes, que fueron establecidas conjuntamente con una devaluación en enero.

El presidente del Banco Central (BCV), Nelson Merentes, dijo que la mayorí­a de las transacciones en la nueva plataforma controlada por el emisor arrojó un tipo de cambio referencial de 5,3 bolí­vares/dólar y que la oferta de bonos fue de 17 millones de dólares.

“Casi el 90 por ciento se pegó al lí­mite superior cerca de 5,3 bolí­vares/dólar, (el lí­mite inferior) fue el dólar oficial de 4,30 bolí­vares/dólar“, dijo en una entrevista con Unión Radio.

Agobiado por una galopante inflación y severa recesión, el presidente Hugo Chávez embistió en mayo contra el mercado alterno de dólares luego de que el tipo de cambio “permuta” tocara precios históricos, poniendo más presión sobre los precios en un paí­s altamente importador.

Entonces, el Gobierno dio al BCV la exclusividad de manejar el mercado de tí­tulos valores en moneda extranjera -de cuyas transacciones se deriva un tipo de cambio- y sacó del juego a decenas de operadores bursátiles, dejando a miles de personas y empresas sin una ví­a para obtener dólares en el marco del control de cambios vigente desde 2003.

Estas tasas referenciales del BCV se derivan de las cotizaciones que muestran en el exterior los bonos soberanos y de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y de sus precios en bolí­vares fijados en bandas por parte del emisor.

“Esos son los valores de referencia para el tercer dólar oficial de acuerdo a los precios anunciados por el BCV y las cotizaciones de los papeles afuera”, dijo a Reuters un tesorero.

Otro dijo que cerca del mediodí­a se habí­an hecho “algunas operaciones pequeñas y puntuales” en todo el sistema, en el que participan bancos y entidades de ahorro y préstamo.

¿MAS OFERTA QUE DEMANDA?

El BCV publicará cada dí­a sendas bandas de precios en bolí­vares para la venta de 23 tipos de bonos soberanos y de PDVSA que serán negociados a través de un sistema electrónico controlado por el emisor.

De la compra-venta de estos valores deriva un tipo de cambio implí­cito.

Una fuente del BCV dijo a Reuters que en la jornada se habí­a visto más oferta de bonos que demanda, “debido a que los inversores aún deben de ver cómo funciona el sistema para ir entrando a participar, tanto para comprar como vender”.

La fuente confió en que esas tasas de referencia y una mayor oferta de bonos, y por ende de divisas, contribuirán a atenuar el alza continua de los precios en un paí­s que importa la mayor parte de los bienes e insumos que consume y donde la inflación acumulada trepó a un 14,2 por ciento en mayo.

Pero analistas dicen que la oferta de bonos para alimentar el nuevo dólar es escasa, dado que la banca local tiene unos 2.700 millones de dólares en estos papeles en dólares, mientras que calculan la demanda contenida en más de 10.000 millones de dólares.

Chávez asegura que la “burguesí­a” es la responsable de la “especulación cambiaria” para debilitar su Gobierno socialista y mermar su popularidad de cara a unos comicios legislativos en septiembre, con las que quiere conservar mayorí­a calificada en la Asamblea Nacional.

Pero varios sectores se quejan recurrentemente de que el Gobierno no les provee las divisas controladas para pagar sus deudas y emprender sus importaciones, lo que ha generado desabastecimiento intermitente de bienes y productos puntuales, como automóviles, medicinas, algunos alimentos, repuestos e insumos para las telecomunicaciones.

Chávez mantiene que su Gobierno va a destinar los dólares para comprar alimentos y medicinas para el pueblo y que se acabaron las divisas para importar autos de lujo y whisky para los ricos.

(Por Ana Isabel Martí­nez, editado por Eyanir Chinea e Inés Guzmán)
Reuters