Análisis DPA: Nuevo sistema cambiario tumba al dólar permuta

Foto: REUTERS/Carlos Garcí­a Rawlins

Un nuevo sistema cambiario que comenzó a operar hoy como alternativa al control de cambios estableció una tasa del dólar permuta por debajo de lo esperado, según dijo el presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes.

El sistema, basado en la cotización de los bonos de la deuda pública, estableció un precio promedio para el dólar altenativo de alrededor de 4,80 bolí­vares por dólares, cuando hace tres semanas las operaciones con firmas bursátiles lo ubicaron por encima de ocho bolí­vares.

“El sistema funcionó 98 por ciento a la perfección. Está técnicamente bien montado. Hoy, por ser el primer dí­a, la oferta fue mayor que la demanda, explicó Merentes.

“El sistema funcionó 98 por ciento a la perfección. Está técnicamente bien montado. Hoy, por ser el primer dí­a, la oferta fue mayor que la demanda. Pero tuvimos una oferta de 17 millones de dólares. La demanda no fue lo que esperábamos”, explicó Merentes a la cadena “Unión Radio”.

El nuevo método funciona con la transacción de papeles de la deuda soberana y de la petrolera PDVSA, cuya oferta y demanda establece una banda de precios, con los extremos ubicados hoy entre 4,30 y 5,30 bolí­vares por dólar.

Tras la devaluación de enero, la paridad oficial es de 2,6 y 4,30 bolí­vares por dólar, dentro del control cambiario vigente desde 2003.

El gobierno habí­a previsto que las bandas podí­an establecerse entre cinco y siete bolí­vares, pero la dinámica del nuevo sistema puso la cotización más cerca de la paridad oficial.

Merentes recordó que el sistema anterior, que fue declarado ilegal por el gobierno a pesar de que funcionaba con la transacciones de bonos, a través del mercado bursátil, habí­a elevado el dólar alternativo en 8,30 bolí­vares, a lo que atribuyó el brote inflacionario de abril de 5,3 por ciento.

Ante la escasez de dólares y la lentitud para acceder a los dólares controlados, los importadores y comerciantes acudí­an al dólar paralelo generado por las operaciones con papeles, en un mercado que el gobierno evitaba reconocer, incluso estaba prohibido mencionar su cotización.

Además de declarar ilegales esas operaciones, el gobierno envió a la policí­a a revisar las empresas bursátiles donde se sospechaba que hací­an operaciones, lo que dejó varios detenidos.

“El precio de 5,30 bolí­vares por dólar tumba el precio del dólar paralelo
. El que compró tí­tulos la última vez con el anterior sistema tuvo que pagar 8,35 bolí­vares, pero hoy pagó 5,30 bolí­vares. Tuvimos una oferta que no es despreciable”, señaló Merentes al reiterar que el sistema busca reducir la especulación en el mercado con divisas.

“El que compró tí­tulos la última vez con el anterior sistema tuvo que pagar 8,35 bolí­vares, pero hoy pagó 5,30 bolí­vares. Tuvimos una oferta que no es despreciable”, señaló Merentes.

En el sistema, que usa a la banca como intermediaria, se compran y venden los papeles de la república y las transacciones establecen los pisos inferior y superior de las bandas, entre los cuales oscilará la cotización del dólar alternativo.

Merentes indicó que el 90 por ciento de la demanda de moneda extranjera se cubre a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que regula el control de cambios, y que el resto se hace con operaciones con el dólar alternativo, lo que totaliza unos 5.000 millones de dólares al año.

Mientras, el Consejo Bancario Nacional (CBN) y la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) expresaron su apoyo al nuevo sistema, indicando que están dispuestos a participar y aportar el máximo de sus capacidades, recursos técnicos, experticia e infraestructura, para su funcionamiento exitoso y transparente.

Indicaron en un comunicado que este sistema está dirigido a satisfacer la demanda de divisas de los sectores productivos del paí­s.

“Las juntas directivas del CBN y de la ABV garantizan a los venezolanos que el sector bancario se incorpora a este nuevo esquema cambiario con la disposición de coadyuvar en el éxito del mecanismo, de hacer transparentes y confiables las operaciones con estos tí­tulos“, señalaron.

Ví­a DPA