Aragí¼eños aseguran que los productos de la Cesta Básica no se pueden comprar en un solo lugar

Foto: Archivo

Para los aragí¼eños hacer mercado se ha convertido en una tarea difí­cil, debido al alto costo de los productos de la Cesta Básica.

Este es el reporte que ofrece El Aragí¼eño

Los consumidores ya no pueden con el costo de la Cesta Básica, así­ lo palpó el equipo reporteril del diario EL Aragueño en una consulta, porque aseguran que necesitan varios salarios y de mucho esfuerzo para poder cubrir las necesidades de la familia.

Comer, vestirse, disfrutar de los servicios públicos y lograr pagar la educación cada mes aumenta los dolores de cabeza de las familias que tan sólo perciben dos salarios mí­nimos. Y es que la canasta básica mensual cuesta 4.363,63 bolí­vares fuertes.

Estudios del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) revelaron que en abril el valor de la canasta subió 4,2 por ciento, para trepar a más de cuatro mil bolí­vares fuertes, necesitándose más de cuatro veces el salario mí­nimo de mil 64,25. Cenda indica que, “las alzas de mayor impacto se registraron en alimentos, que subió en un solo mes BsF. 120,27”.

Según los estudios, durante los cuatro primeros meses de este año la canasta básica registra una variación acumulada de 9,8 por ciento, lo que representa BsF. 387,76 en cuatro meses. Indica que la variación acumulada comparativa anualizada es de 31,2 por ciento, es decir, mil 37,89 bolí­vares fuertes.

Cenda señala que una familia con ingresos mí­nimos tiene un poder adquisitivo de alimentos y servicios de 48,8 por ciento del valor de la canasta mensual. Mientras que el déficit lidera con 51,2 por ciento.

Consumidores a medias

Con todos estos incrementos que se han venido registrando en los distintos servicios, los consumidores y usuarios han tenido que dejar de comprar la misma cantidad de producto que adquirí­an hace más de tres años.

Por lo que evitan comprar en cantidades los productos de primera necesidad. Muchos aseguran que antes compraban tres litros de aceite vegetal y ahora sólo compran uno y si lo consiguen en el mismo lugar de su compra cotidiana.

La escasez de algunos rubros ha hecho que el gasto sea mayor, debido a que deben recorrer varios lugares para conseguir todos los alimentos y eso acarrea gastos mayores, sin embargo, “estirar el dinero” ha sido una de las prácticas más interesantes hoy en dí­a.

Todos peregrinan

Jesús Núñez, quien labora como mecánico, aseveró que no hay trabajo para poder mantener como se debe a una familia, por lo que ha tenido que completar su alacena con lo poco que ha ganado últimamente.

“No hay repuestos y por ende no hay máquinas para reparar, además cuando se tiene el dinero para comprar la comida, no se consigue, es un gran trabajo ir por los supermercados buscando lo que no se consigue, como por ejemplo la mantequilla”, explicó Núñez.

Para Ramón Corriel el panorama que vive no es muy distinto y por ello esboza que, “los productos de la Cesta Alimentaria no se consiguen, hay que andar en la búsqueda del lugar donde lleguen para poder obtenerlos, en otras palabras, hay que hacer milagros para comer”.

Marianina Storaci, “la verdad es que sólo algunos rubros se pueden conseguir en los supermercados, la solución que yo he encontrado es ir a otros lugares a revisar si allí­ están los alimentos que me faltan y así­ completar el mercado”.

“Desde mi punto de vista puedo decir que todos los productos y servicios han registrado un incremento de 100 por ciento, cada vez que debo comprar algo está más costoso, pienso que las regulaciones no se están generando por parte de algunos expendios”, apuntaló Storaci.

César Nieves, explicó que se consiguen algunos productos, “está difí­cil conseguir los rubros escasos, debemos hacer caserí­a en los lugares en donde surten de mantequilla, aceite y harina precocida, porque son los productos más importantes”.

Por Ysa Rodrí­guez Frisicchio
El Aragí¼eño