Sarkozy confiado en España y la recuperación económica mundial

Foto: REUTERS/Sebastien Pirlet

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, afirmó hoy que no cree que haya “problemas” en España y que mantiene su “confianza plena” en los esfuerzos de las autoridades españolas para consolidar su economí­a.

“Consideramos que no hay problemas”
en España, indicó Sarkozy en una rueda de prensa en Bruselas, al término de la cumbre europea celebrada hoy en Bruselas, la última del semestre de la presidencia española de la Unión Europea.

Preguntado por los periodistas sobre si estaba preocupado por la situación económica en España, el presidente francés respondió con un “no” rotundo: “Tenemos confianza en las autoridades españolas”.

“Tenemos confianza en las autoridades españolas, plena confianza”, recalcó.

“Consideramos que no hay problemas”, añadió, y dijo que ése es el análisis que hacen los Veintisiete y que es compartido por el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE).

Sarkozy argumentó que respondió con un escueto “no” a la pregunta formulada por la prensa porque, si hubiese “añadido adverbios” como “absolutamente no”, “ya estarí­a viendo los titulares y la reacción de los mercados”.

Explicó que “cualquier complemento” que añadiese a ese “no” “podrí­a cambiar” su significado, comentó.

El lí­der francés señaló que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se mostraron hoy de acuerdo en publicar los test de solvencia a que son sometidos los bancos para incrementar la “transparencia” del sistema financiero europeo, así­ como en crear una tasa a los bancos a fin de impulsar un fondo que ayude a sufragar futuras crisis financieras.

Indicó, además, que propondrá esa iniciativa en la cumbre del G20 que se celebrará en Canadá a finales de mes.

“Las palabras ‘gobernanza económica’ ya no son un tabú”, opinó.

Por otro lado, apuntó que, durante la comida, los lí­deres europeos hablaron sobre los progresos del grupo especial de trabajo liderado por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, con idea de reforzar el pacto de estabilidad de la economí­a europea, y que prevé introducir sanciones para los Estados miembros que no respeten el equilibrio presupuestario.

Afirmó que “las sanciones deben ser más fuertes, más inmediatas, y la vigilancia más severa cuando uno es miembro de la zona del euro que cuando no lo es”, ya que “las sanciones no pueden ser las mismas en todos los paí­ses”.

Asimismo, Sarkozy aseguró que la Comisión Europea “no está a cargo de la competitividad de cada una de las economí­as de la UE”, y que esa tarea está reservada a los Estados.

En especial, se refirió a la regulación de los fondos de pensiones o a la elaboración de los presupuestos nacionales.

“La Comisión vela por la libre competencia, la aplicación de sanciones, hacer llamadas de atención (…) pero no puede ocupar el lugar de los paí­ses”, indicó, y aseguró que el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, “es de esa opinión”.

Ví­a EFE