España recupera la confianza tras preocupaciones por solidez financiera

Foto: REUTERS/Sergio Pérez

España, cuya solidez financiera preocupaba a los mercados, acabó bien una semana agitada, tras mostrar transparencia sobre la solvencia de sus bancos y recibir la aprobación general por sus planes de austeridad.

El apoyo unánime manifestado el jueves en Bruselas por los dirigentes europeos al plan de reducción del déficit público y a las reformas estructurales puestas en marcha por las autoridades de Madrid dio un “balón de oxí­geno” a José Luis Rodriguez Zapatero, comentaba el viernes la prensa española.

El director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, se declaró el viernes “muy confiado en las perspectivas de la economí­a española a medio y largo plazo, a condición de que los esfuerzos que hay que hacer se hagan”, declaró en conferencia de prensa tras un encuentro en Madrid con el presidente del gobierno español, José Luis Rodrí­guez Zapatero.

Asimismo dijo que no le sorprenderí­a que “la actitud de los mercados hacia España cambie en las próximas semanas o meses”, tras el encuentro con Rodrí­guez Zapatero y considerando “decisivas” las medidas anunciadas por España en los últimos dí­as.

El FMI y Madrid se esforzaron en minimizar el alcance de esta reunión, mientras que los rumores alarmantes que circularon durante la semana en la prensa financiera daban cuenta de la preparación de un plan de ayuda masiva a España.

El diario económico el Economista se refirió sobre todo a la “elaboración” por parte del FMI, de la UE y del tesoro norteamericano de un plan de ayuda de entre 200.000 y 250.000 millones de euros para evitar que España caiga en una crisis de liquidez.

Al ver que los desmentidos no tení­an efecto, España pasó al contraataque y anunció unilateralmente el miércoles que publicarí­a las “pruebas de resistencia” de sus bancos.

Estos ‘tests’ revelan la capacidad de resistencia de los establecimientos bancarios en condiciones económicas y financieras extremas.

“No hay nada mejor que la transparencia para demostrar la solvencia, para dar confianza y para dejar detrás todos estos rumores infundados”
, comentó el jueves Rodrí­guez Zapatero, que logró arrastrar a la UE en la misma dirección a pesar de las reticencias alemanas.

La cuestión tomó mayor envergadura a medida que los mercados se inquietaban por la salud de los bancos de varios paí­ses, sobre todo de España.

El Tesoro español finalmente pasó una prueba importante el jueves al demostrar que todaví­a tení­a fuerza para atraer a los inversores, mediante una emisión de obligaciones positiva, a pesar de la elevada tasa de sus intereses.

Pero el respiro podrí­a ser corto. “El caso español parece el de Grecia”, afirmó el economista alemán Juergen Donges, citado por el Economista, y recordó que Atenas y la UE habí­an desmentido el plan de ayuda a Grecia hasta que no se hizo efectivo.

“No me sorprenderí­a que el gran paraguas de la UE venga a rescatar a España”, añadió.

Y el apoyo neto manifestado el jueves por la canciller alemana Merkel al gobierno español no está exento de malos pensamientos: los bancos alemanes serí­an, con los franceses, los más afectados por una caí­da de España.

El diario El Mundo cita declaraciones formuladas el martes por el vicepresidente del Banco de España, Javier Ariztegui, ante la comisión parlamentaria, según las cuales los bancos españoles están obligados desde Semana Santa a financiarse en el Banco Central Europeo (BCE), por la crisis de confianza que sufre España.

“Esta situación no puede durar eternamente”, según el responsable.

“Si los mercados continúan sin funcionar durante varios meses, habrá problemas de liquidez, sin duda”, concluyó.

Por Pierre Ausseill
© 1994-2010 Agence France-Presse