China reiteró que revaluación del yuan no equilibrará la economí­a global

Un empleado sostiene billetes chinos el domingo 20 de junio del 2010 en un banco en Heffei, en la provincia de Anhui, centro de China. El banco central de China dijo el domingo que mantendrí­a la estabilidad cambiaria un dí­a después de que anunciara una polí­tica más flexible para la paridad del yuan frente a otras monedas. El lunes, 21 de junio, el yuan mantení­a su paridad de 6,8275 unidades por dólar. (AP foto)

China reiteró el lunes sus promesas de permitir una mayor flexibilidad cambiaria a su moneda, pero agregó que la consecuente revaluación del yuan por sí­ sola no servirá para equilibrar el crecimiento mundial si los demás paí­ses no aplican una reforma fundamental del sistema financiero global.

El anuncio del sábado del Banco Central de China de que eliminarí­a la paridad fija que ha mantenido desde hace dos años entre el yuan y el dólar recibió elogios de diversos paí­ses.

Con todo, los analistas dijeron que el fin principal de la medida tiene como fin amainar las crí­ticas sobre la polí­tica monetaria de Beijing antes de la reunión cimera que realizará el Grupo de los 20 durante el próximo fin de semana y no ocasionará cambio importante alguno en las tasas de cambio.

El yuan sigue sometido a una oscilación diaria del 0,5%, lo que limita su potencial volatilidad.

“El yuan ganará pronto terreno, pero desde luego, no mucho. Fue más que nada una maniobra estratégica para acallar las crí­ticas del exterior”, dijo el analista de mercado Qian Qimin, de la firma corredora Shenyin Wanguo Securities, en Shanghai.

Sin embargo, Beijing insiste en que su polí­tica cambiaria no es el problema principal. La cumbre debe enfocarse en reformas globales más urgentes, comentó el lunes un despacho de la agencia noticiosa estatal Xinhua.

“Si los participantes no aprovechan bien la próxima cumbre del G20 para apremiar una reforma del sistema financiero global, que es muy necesaria, la comunidad internacional pronto se sentirá decepcionada de que los principales gobernantes sólo buscan detractores y no verdaderas soluciones en momentos en que urge un verdadero liderazgo”, dijo Xinhua.

La ausencia de variación en la paridad oficial de la moneda china el lunes por la mañana poní­a de relieve la insistencia de Beijing en la estabilidad y sus advertencias de que no habrá mayores cambios.

El embajador estadounidense en China, Jon Huntsman, consideró la medida “un intento genuino” por parte de Beijing de tener mayor flexibilidad en su mecanismo de cambio. Agregó que un yuan fuerte podrí­a aumentar el poder adquisitivo de los consumidores chinos y respaldar las exportaciones estadounidenses.

Los legisladores estadounidenses han criticado mucho la polí­tica cambiaria de China, por considerar que un yuan devaluado ha costado a millones de estadounidenses sus empleos. Washington y otros socios comerciales se quejaron de que un yuan artificialmente devaluado da a los exportadores chinos una injusta ventaja.

“Cuando se considera que cada 1.000 millones de dólares en exportaciones crea 22.500 empleos, es algo muy importante cuando encaramos una tasa muy alta de desempleo“, dijo Huntsman a la Cñamara general de Comercio de Hong Kong. “Elimina un tema de irritación en las relaciones entre Estados Unidos y China”.

El Banco Central mantení­a la mañana del lunes sin alteraciones el tipo de cambio frente al dólar en 6,8275 yuanes, dijo Xinhua. La tasa cambiaria entre el yuan y el dólar se determina mediante un promedio de las paridades más altas y más bajas que se registren en el mercado.

Sin embargo, la moneda china subí­a en operaciones al contado, al cotizar el dólar a 6,8030 yuanes al promediar la tarde del lunes. El viernes cerró a 6,8272.

___

Los investigadores de The Associated Press Bonnie Cao en Beijing y Ji Chen en Shanghai y la redactora Min Lee en Hong Kong contribuyeron a este despacho.

Por ELAINE KURTENBACH
Copyright 2010 The Associated Press.