Parlamento español vota este martes convalidación de la reforma laboral

El Congreso de los Diputados de España vota mañana martes la convalidación de la reforma laboral aprobada el pasado 16 de junio por el Gobierno, con la que el Ejecutivo espera que se firmarán hasta finales de 2011 más de dos millones de contratos indefinidos.

El Gobierno, que aprobó la reforma del mercado de trabajo por decreto ley, prevé sacar adelante mañana la votación en la cámara baja del Parlamento.

El gobernante grupo socialista no tiene mayorí­a absoluta en la cámara,
pero la abstención anunciada hoy del Partido Nacionalista Vasco (PNV) allana el camino para la convalidación.

Los nacionalistas catalanes anunciaron anteriormente que no obstaculizarán su aprobación, mientras que el principal grupo de la oposición, el Partido Popular, de centroderecha, todaví­a no anunció en que se sentido será su voto.

Los sindicatos rechazan la reforma, contra la que han convocado una huelga general para el 29 de septiembre, porque consideran que lesiona los derechos de los trabajadores, facilitará el despido y no creará nuevos puestos de trabajo.

Pero el Gobierno calcula que entre julio y diciembre de este año se firmarán 895.723 contratos indefinidos, mientras que en 2011 se suscribirí­an 1.474.497 contratos más con la nueva normativa.

Una de las razones esgrimidas por el Ejecutivo para aprobar la reforma laboral es la excesiva temporalidad que se da en el mercado de trabajo español, gravemente golpeado por la crisis que ha elevado la tasa media de desempleo por encima del 20 por ciento de la población activa, más de 4,5 millones de personas.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, apeló hoy a la responsabilidad de los grupos parlamentarios para que faciliten la convalidación del decreto y que se tramite como proyecto de ley por la ví­a de urgencia para que pueda estar lista en septiembre.

La “número tres” del Partido Socialista, Leire Pají­n, se mostró convencida de que el decreto será convalidado mañana y reiteró que los socialistas “se sienten muy cómodos tal y como está” el texto.

A la patronal empresarial no le satisface la reforma, ya que considera que “adolece de una perspectiva global” que aborde la vinculación del sistema educativo a las demandas de empleo.

El Gobierno de José Luis Rodrí­guez Zapatero aprobó por decreto ley la reforma que busca dinamizar el mercado de trabajo y “reducir la excesiva temporalidad”, después de que no lograra alcanzar un acuerdo a tres bandas con la patronal y los sindicatos.

La reforma era reclamada por la patronal y por organismos internacionales como el FMI, pero es rechazada por los sindicatos que creen que se trata de una “salida injusta a la crisis” a costa de los derechos de los trabajadores.

Ví­a EFE