El oro rebotó este martes ante preocupaciones por el crédito

El oro rebotó el martes de la mano de una renovada demanda por activos de refugio, en medio de crecientes preocupaciones por el crédito y la recuperación económica mundial.

En la sesión previa, el metal amarillo habí­a perdido 30 dólares.

El oro al contado cotizó a 1.239,15 dólares la onza la tarde del martes, frente a 1.231,65 dólares del lunes en Nueva York.

Los futuros de oro en Estados Unidos para entrega en agosto cerraron con alza de 10 centavos la onza a 1.240,80 dólares.

El alza del lingote y la gran cantidad de contratos vigentes en los futuros COMEX indican que el metal podrí­a reanudar su alza en el corto plazo, dijeron operadores.

El analista del Standard Bank, Walter de Wet, proyectó una tendencia al alza para el oro en las próximas dos semanas debido a persistentes temores por la deuda de Europa.

“Después de la liquidación de ayer, la gente pensó que valí­a la pena comprar en la baja.
Obviamente con los mercados bursátiles bajo presión la gente tiene mayor aversión al riesgo y eso está dando soporte al oro”, dijo de Wet.

Una rebaja en la calificación del banco francés BNP Paribas por parte de Fitch y la sorpresiva baja en las ventas de casas usadas en Estados Unidos en mayo renovaron preocupaciones sobre el ritmo de la recuperación económica global, dijeron analistas.

Las acciones estadounidenses cayeron el martes más de un 1 por ciento por una corriente vendedora al final de la sesión.

El lunes, el oro registró su mayor caí­da diaria en más de un mes debido a un súbito declive del euro y a que la euforia sobre la decisión de China de relajar la paridad del yuan frente al dólar estadounidense fue vista como exagerada.

Entre otros metales preciosos, la plata estuvo a 18,79 dólares la onza, frente a los 18,70 dólares de la ví­spera.

El platino estuvo a 1.584,50 la onza frente a los 1.587 dólares, mientras que el paladio cotizó a 484 dólares ante los 490 dólares del lunes.

Los metales del grupo del platino, usados principalmente por la industria automotriz, están recibiendo soporte de las expectativas de una recuperación de la demanda de vehí­culos.

Por Frank Tang
(Con el reporte adicional de Jan Harvey en Londres; Editado en español por Gabriel Burin y Mónica Vargas)
Reuters