Ecuador plantea una reforma que obligará a invertir a las petroleras extranjeras

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, saluda el miércoles 23 de junio de 2010, durante la inauguración de la V Cumbre de Presidentes de Poderes Judiciales de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Cuenca (Ecuador). Correa propuso en este evento crear el Consejo Suramericano de Justicia, para construir y estructurar un sistema jurí­dico multinacional, que vaya a tono con la integración regional. EFE/Robert Puglla

El gobierno ecuatoriano envió al Congreso una reforma a la ley de hidrocarburos que obligará a invertir a las petroleras multinacionales, a las que advirtió que deberán firmar nuevos contratos o irse del paí­s, dijo el jueves el ministro del área, Wilson Pástor.

En el proyecto se “establece que las inversiones de las compañí­as deberán estar garantizadas”, sostuvo el ministro de Recursos No Renovables en declaraciones difundidas el jueves por el diario El Comercio.

Además plantea una “tarifa única para pagar los costos de operación de las compañí­as petroleras con una utilidad razonable”, señaló.

Según Pástor, el gobierno envió las reformas para establecer las bases de la renegociación de contratos con las multinacionales, a las que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, advirtió que deberán concluir acuerdos antes de diciembre próximo o deberán irse del paí­s.

“En caso de que alguna petrolera no quiera aceptar las nuevas polí­ticas del gobierno (…) bueno, les pagamos su inversión y que les vaya bonito”, dijo el mandatario hace dos semanas durante una visita oficial a Perú.

En Ecuador operan transnacionales como la hispano-argentina Repsol-YPF, la china CNPC, la brasileña Petrobras, la italiana Agip y la estatal chilena Enap, varias de ellas tienen actualmente contratos provisionales de participación.

Con el nuevo modelo, que el gobierno presentó a las compañí­as a finales de 2009, el Estado prevé pagar los gastos de operación y reconocer un margen de utilidad para quedarse con toda la producción.

El ministro explicó que de acuerdo con los nuevos contratos si las empresas realizan inversiones para incrementar la producción en los campos que operan se les reconocerá un adicional entre el 15% y el 18% por barril de crudo extraí­do.

Además se les entregará un 25% por la exploración de campos “porque implica un mayor riesgo”, precisó.

La explotación de crudo de Ecuador bajó de 536.000 b/d en 2006 a 466.000 b/d en el primer bimestre de 2010, en que la producción de las compañí­as extranjeras disminuyó de 54% a 41% respectivamente, según el Banco Central.

Ví­a Agence France-Presse