Empresa Carbonorca lleva 27 dí­as paralizada por falta de materia prima

Foto: Tal Cual Digital

La empresa estatizada Carbonorca tiene 27 dí­as paralizada por falta de materia prima para su proceso industrial, el coque, producto esencial para la fabricación de bloques anódicos.

Con información de Tal Cual Digital

Carbonorca, desde sus inicios, hace cerca de 30 años, fue y es una empresa del Estado y como tal siempre ha tenido los “vicios” y debilidades propios de ellas, pero dentro de esos lí­mites nunca dejó de cubrir sus costos y de producir los ánodos de carbón necesarios para el trabajo de sus dos principales clientes: Venalum y Alcasa e incluso para exportar, de modo de lograr las divisas –es decir los dólares– para cubrir sus necesidades de compra de insumos o repuestos en el exterior.

En los cinco años recientes, sin embargo, el deterioro de sus equipos e instalaciones, de sus finanzas y productividad es tan grave que ya en 2008 su producción habí­a caí­do 39% con respecto a su capacidad varias veces lograda y desde entonces sólo ha empeorado, incluyendo el cierre de una de sus área claves, molienda y compactación, por un largo perí­odo debido a un incendio, producto su vez, del abandono total del mantenimiento “porque no hay dinero”.

A la fecha de hoy Carbonorca tiene 27 dí­as totalmente paralizada porque el insumo principal para su proceso industrial, el coque petrolero indispensable para fabricar los bloques anódicos, sencillamente se agotó y ni siquiera se puede recurrir a la solicitud de un préstamo en Venalum, donde también se paralizó su planta de carbón por la misma razón y mucho menos en Alcasa donde la planta de carbón se incendió y destruyó hace tres años sin que haya sido reconstruida.

Deudas y más deudas

“Venalum logró adquirir un lote de 15 mil toneladas de coque con un proveedor a quienes ellos le adeudan pedidos anteriores desde un año atrás y ese barco está previsto que llegue el 1° de Julio. Ellos nos van a ceder una parte y con eso calculamos poder trabajar de tres a cuatro semanas”, explicaron Emilio Campos, secretario general de SutraCarbonorca y William Hernández del mismo sindicato.

De acuerdo a lo que se ha filtrado en torno al caso, los directivos de ambas empresas no respondieron a los reportes de gerentes intermedios que desde hace varios meses vienen alertando de la escasez del producto.

“Sencillamente el patrono gobierno se ‘olvidó’ de su responsabilidad en mantener el inventario de materia prima porque andan inmersos en los conflictos internos del Psuv por el control de las empresas”, explicó a éste redactor un técnico a quien debe protegerse la identidad para evitar represalias.

Para lograr importar ese lote de coque, Venalum debió pedir dinero al Mibam para cancelar algunas facturas atrasadas con el proveedor internacional y además pagar “cash” la actual. Incluso así­, el proveedor se habrí­a negado a suministrar cantidades mayores hasta que no le cancelen el grueso de la deuda.

La escasa producción de exportación de Venalum –planta que tiene cerrada 409 celdas de reducción del total de sus 840– está parcialmente hipotecada con la transnacional Glencore que la pagó por adelantado al Mibam unos meses atrás y el resto de la comercialización se la arrebató el Mibam que la maneja a través de la cuenta en la sucursal de El Lí­bano del banco ruso Gazprombank.

Pleitos de “control obrero”

Por si fueran pocas las dificultades de Carbonorca, sometida al modelo del “estatismo salvaje”, ahora hay un verdadero caos interno por los conflictos internos de los grupos del Psuv que se disputan el manejo de la empresa con el choque entre los grupos del llamado “control obrero” y la presidencia de la empresa ratificada por Chávez a finales de mayo diciendo que era “lo que aprobaron los trabajadores”.

El presidente de la empresa, Juan José Méndez, único “sobreviviente” de la era Sanz en el aluminio, asegura que “no soy un presidente decorativo para que los grupos del control obrero hagan lo que les da la gana”, mientras quienes lo adversan dentro del chavismo reclaman decidir ellos sobre la designación de gerentes y el manejo administrativo de la empresa. Han llegado a enfrentamientos fí­sicos afortunadamente controlados.

Los dos sindicatos electos por amplia mayorí­a de los trabajadores en las tradicionales elecciones directas y secretas, el de obreros y el de profesionales, no son parte de esa polémica y más bien reclaman tanto el estado de desastre improductivo de la empresa como la masiva y reiterada violación de sus contratos colectivos.

Ambos sindicatos han denunciado la pretensión del gobierno de desconocer su existencia y discutir los problemas laborales con las llamadas “mesas de participación socialistas del control obrero”, que no han sido electas por los trabajadores e integradas por militantes de un sector del Psuv.

Proyecto “anunciado” y olvidado

Para Carbonorca y toda la industria del aluminio de Guayana resultarí­a clave el desarrollo de un viejo proyecto, el de planta calcinadora de coque, con la cual se podrí­a sustituir esa materia prima importada.

Sin embargo, tras 11 años de gobierno tal inversión no se ha hecho e incluso la idea ha sido mencionada por el presidente Chávez varias veces en los últimos cuatro años como “anuncio” de lo que debe hacerse, sin que se concrete.

Con ese proyecto, dicen los dirigentes sindicales, Carbonorca podrí­a calcinar 550 mil toneladas de coque verde anual, más que suficiente para cubrir toda la demanda nacional y reanudar las exportaciones que en el pasado llegaron a ser de 21 tipos de ánodos, logrando la rentabilidad de la empresa.

Con información de Tal Cual Digital
Por: Damian Prat C./Guayana