Latinoamérica llega con fuerza al G20 pese a la ausencia de Lula

Banderas de distintos paí­ses entre las que destacan la de España, ondean ante la fachada del Centro Internacional de Prensa de la cumbre del G20 (grupo de paí­ses ricos y emergentes), que este fin de semana se celebrará en Toronto (Canadá). EFE/Paco Campos

Latinoamérica llega con fuerza a la reunión del G20 del fin de semana en Toronto gracias a su empuje económico y pese a la notable ausencia del presidente brasileño, Luis Inacio Lula da Silva, dijeron a Efe varios analistas.

Brasil es junto con Argentina y México uno de los tres integrantes latinoamericanos del G20, el grupo formado por los principales paí­ses desarrollados y en desarrollo que se ha convertido en el nuevo guardián de la economí­a global.

El ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, anunció hoy que Lula no viajará a Canadá para “seguir de cerca las tareas de socorro a las ví­ctimas” de las inundaciones registradas en el nordeste de Brasil, que han dejado al menos 50 muertos.

En su lugar, acudirá el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien llega hoy a Canadá.

La ausencia del dirigente de la principal potencia regional sorprendió hoy en Toronto, aunque analistas como Miguel Tinker Salas, de la Universidad de Pomona (California), dijeron que “hay que entender que Lula está en medio de una campaña electoral”, en referencia a las presidenciales que se celebrarán en octubre.

“Para Lula lo más importante ahora es la continuidad de sus polí­ticas”, señaló Tinker, quien recordó que Dilma Rousseff, la ex ministra de la Presidencia y candidata de Lula a las presidenciales, mantiene un duro pulso con José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña.

Vista del interior del Centro Internacional de Prensa de la cumbre del G20 (grupo de paí­ses ricos y emergentes), que este fin de semana se celebrará en Toronto (Canadá). EFE/Paco Campos

Más allá de ese giro inesperado, los observadores coinciden en que la fortaleza económica de paí­ses como Brasil, Perú, Colombia y Chile hace que se tome cada vez más en serio a la región en los distintos foros multilaterales.

Brasil, sin ir más lejos, ha sido un actor clave en la campaña para incrementar el peso del mundo en desarrollo en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y ha pasado de deberle 15.500 millones de dólares a pagar su deuda y adquirir 10.000 millones de dólares en bonos de la institución para ayudarle a financiar programas.

Trabajo de confianza

Mauricio Cárdenas, director para América Latina del centro de estudios Brookings Institution (Washington), explicó que la reciente crisis económica global, que la región ha capeado con éxito, le ha permitido ganar confianza.

“Para ganar influencia se requiere autoestima, confianza, seguridad”, dijo Cárdenas, quien señaló que la crisis ha ayudado a “América Latina a ganar esa confianza, a ganar una seguridad que le da mayor fluidez en el diálogo internacional”.

Para Cárdenas, los temas más importantes para México, Brasil, Argentina y la región en su conjunto de cara a la cumbre del G20 son la propuesta reforma financiera global que “debe hacerse de tal forma que no frene el desarrollo del sector en América Latina”.

El presidente ruso, Dmitry Medvedev (2i), y su esposa, Svetlana Medvedeva (i), llegan hoy, jueves 24 de junio de 2010, a Toronto (Canadá). Medvedev asiste a la cumbre del G8 que se lleva a cabo entre el 25 y el 26 de junio de 2010 en Huntsville, 185 kilómetros al norte de Toronto y también participa en la cumbre del G20 que se realizará entre el 26 y 27 de junio en la misma ciudad canadiense. EFE/DMITRY ASTAKHOV/POOL

“América Latina necesita más finanzas, no menos finanzas”, indicó el experto, quien añadió que está bien corregir los excesos que condujeron a la crisis, pero sin “poner restricciones a la financiación en América Latina”.

Colin Bradford, asesor en temas de desarrollo durante la presidencia de Bill Clinton y analista ahora en Brookings Institution, mencionó que los tres paí­ses latinoamericanos tienen amplia experiencia en la regulación del sector bancario, lo que les permitirá compartir lecciones en las negociaciones en marcha.

Relevante también para los paí­ses de la zona, según los analistas, es la reciente decisión de China de flexibilizar la cotización de su moneda frente al dólar lo que podrí­a ayudar a incrementar la competitividad de las exportaciones latinoamericanas, algo que se espera se debata ampliamente en Toronto.

Otro de los grandes temas en la agenda del G20, la austeridad fiscal, afecta también directamente a la región, donde se habla la posibilidad de un recalentamiento.

EE.UU. abandera el movimiento para mantener las polí­ticas de estí­mulo que se implementaron durante la crisis con el fin de mantener las tasas de crecimiento, mientras que Europa aboga por retirar esas medidas y recortar el gasto público.

Varios periodistas a su llegada al Centro Internacional de Prensa de la cumbre del G20 (grupo de paí­ses ricos y emergentes), que este fin de semana se celebrará en Toronto (Canadá). EFE/Paco Campos

Ví­a EFE