El BPI respalda las medidas adoptadas por España para flexibilizar el mercado laboral

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) respaldó las medidas que ha aprobado España para flexibilizar el mercado laboral, afrontar el elevado desempleo y reformar las cajas de ahorro.

Tras la celebración de su asamblea general anual, fuentes del BPI dijeron a Efe que España ha hecho lo correcto con las últimas medidas de austeridad acordadas con el fin de lograr la estabilidad económica.

El Gobierno de José Luis Rodrí­guez Zapatero ha introducido un conjunto de medidas destinadas a reducir los gastos y reformar el mercado laboral.

Estas medidas prevén reducir las altas tasas de temporalidad en las contrataciones laborales y flexibilizar nuevos despidos en tiempos de crisis.

España tiene un déficit de un 11 por ciento y una de cada cinco personas de la población activa está desempleada.

El BPI considera que España podrí­a ir más allá y tomar más decisiones en relación con los convenios colectivos y las pensiones.

El Gobierno de Zapatero trata actualmente la reforma de las pensiones, ante el envejecimiento de la población.

Actualmente diez trabajadores en activo pagan las pensiones de cinco jubilados, pero en 2050 serán diez activos por cada nueve pensionistas.

Según pronósticos recogidos por el BPI en su informe anual, el saldo fiscal de España tendrá un déficit del 9,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) este año y del 7 por ciento en 2011.

La deuda pública española ascenderá al 73 por ciento del PIB en 2010 y al 78 por ciento en 2011, mientras que en 2007 era del 42 por ciento.

Los ajustes aprobados por el Gobierno español implican reducir los salarios de los empleados públicos, congelar pensiones y un fuerte recorte a la inversión pública.

El 80 informe anual del Banco de Pagos Internacionales, publicado hoy, analiza la situación de la economí­a actual.

El BPI es una organización internacional que fomenta la cooperación monetaria y financiera internacional y ejerce de banco para los bancos centrales.

Fundado en 1930, el BPI es la institución financiera internacional más antigua.

El BPI ha exigido a los gobiernos de las economí­as avanzadas reducir sus déficit fiscales, como primera condición para lograr el crecimiento.

Ví­a EFE