Lí­deres del G20 se comprometieron a reducir sus déficit presupuestarios

Los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner, y México, Felipe Calderón, aparecen junto al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi; el presidente de Malawi, Bingu wa Mutharika; y la canciller de Alemania, Angela Merkel,en la foto oficial de la cumbre del G20, el domingo 27 de junio del 2010 en Toronto. (Foto AP/Lefteris Pitarakis)

Los lí­deres mundiales que asistieron a la cumbre del Grupo de los 20 prometieron realizar recortes ambiciosos para reducir sus déficit presupuestarios, pero es probable que fracasen en cumplir cabalmente con sus metas.

Luego de destinar enormes cantidades al rescate de la economí­a global tras la peor crisis en décadas, las naciones más avanzadas del G20 cambiaron su rumbo y prometieron reducir sus déficit a la mitad en términos de la economí­a global en tan sólo tres años.

La promesa, hecha por el grupo que incluye a naciones que representan un 85% de la economí­a mundial, podrí­a implicar un gran cambio en la forma en la que manejan sus finanzas. Podrí­a impulsar importantes aumentos de los impuestos y recortes masivos en programas del gobierno, incluyendo populares programas de asistencia como la Seguridad Social y Medicare en Estados Unidos.

Los lí­deres del G20, entre ellos el presidente estadounidense Barack Obama, insistieron en ruedas de prensa de cierre de la cumbre que realmente están comprometidos con sus palabras, sonando como si una nueva era de austeridad estuviera a la vuelta de la esquina.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abandona la tarima tras una rueda de prensa de cierra de la cumbre del G20 en Toronto, el domingo 27 de junio del 2010. (Foto AP/Charles Dharapak)

Ciertamente existe la posibilidad de que la crisis de la deuda soberana de Grecia haya asustado a muchas naciones que tienen grandes deudas y las haya impulsado a mejorar sus presupuestos para evitar su propia tragedia al estilo griego.

“Otros paí­ses han visto lo que le pasó a Grecia y se han preocupado. Están enfrentando déficit y deudas pesadas que son abrumadoras”
, dijo Mark Zandi, principal economista de Moody’s Analytics.

El compromiso de reducir el déficit, incluso en el comunicado conjunto del G20 emitido el domingo, parecí­a realmente espectacular. Las naciones desarrolladas prometieron reducir sus déficit a la mitad del porcentaje total de sus economí­as en tres años y dijeron que estabilizarán sus finanzas de aquí­ a 2016.

En esta foto del domingo 27 de junio del 2010, de izq. a derecha, se encuentran los presidentes de Rusia, Dmitry Medvedev, y Estados Unidos, Barack Obama, y los primer ministros de Canadá, Stephen Harper, y de Italia, Silvio Berlusconi, durante la cumbre del G20 en Toronto. (Foto AP RIA-Novosti, Mikhail Klimentyev, Presidential Press Service)

Para la mayor parte de las naciones esto significará un gran cambio, en especial en comparación con los últimos dos años, un periodo en el que los déficit se dispararon a medida que los gobiernos aumentaron el gasto público y redujeron impuestos en un intento por evitar que la Gran Recesión 2007-2009 no se convirtiera en la Gran Depresión de la década de 1930.

Sin embargo, legisladores en Estados Unidos y otros paí­ses que deben enfrentar a sus electores han demostrado poco entusiasmo a la hora de tomar decisiones difí­ciles, como el aumento de impuestos y la eliminación de programas de asistencia, necesarios para estabilizar el sistema financiero.

“Las metas del G20 son muy buenas, pero la historia nos dice que es muy poco probable que sean cumplidas”, dijo Sung Won Sohn, un profesor de economí­a en la Facultad de Economí­a de la Universidad del Estado de California.

___

NOTA DEL EDITOR: Martin Crutsinger ha cubierto temas económicos para The Associated Press en Washington DC desde 1984.

Por Martin Crutsinger
Copyright 2010 The Associated Press.