indicadores financieros

HERRAMIENTAS


El Banco Central de Venezuela (BCV) anunció el martes una reducción de dos puntos porcentuales de las tasas de interés para los préstamos, tarjetas de crédito, y depósitos, a fin de estimular el crecimiento de la economí­a, afectada por la baja de los precios del crudo, la principal fuente de ingresos del paí­s.

El instituto emisor dijo en un comunicado que acordó llevar las tasas de interés para los créditos de 28% a 26% a fin de “sostener el crecimiento económico, mantener el nivel de empleo y promover una mayor intermediación crediticia hacia la actividad productiva”.

Asimismo, redujo la tasa de interés para las tarjetas de crédito de 33% a 31%.

Como parte de las medidas de estimulo económico, el Banco Central también decidió bajar de 15% a 14% las tasas de interés para las depósitos de ahorro, y llevar los intereses de las cuentas a plazo de 17% a 16%.

Los ajustes en las tasas de interés entrarán en vigencia a partir del primero de abril, indicó el Banco Central.

Las autoridades monetarias tienen regulados desde el 2005 el techo y el piso de las tasas de interés como parte de esquema de controles que mantiene el gobierno en otras áreas de la economí­a. Desde el 2003 existe un control de cambio y de precios en unos 400 productos y servicios.

El último ajuste de los intereses se realizó el año pasado cuando el BCV llevó de 28% a 33% la tasa para las tarjetas de crédito en un intento por frenar el incremento del consumo que estaba presionando sobre la inflación que cerró el año pasado 30,9%, la tasa más alta de la región por tercer año consecutivo.

José Grasso, director de Softline Consultores, dijo a la AP que con estas acciones el Banco Central está tratando de “reactivar los créditos y estimular el crecimiento de la economí­a” que viene enfrentando una desaceleración desde finales del año pasado.

José Grasso, director de Softline Consultores, dijo a la AP que con estas acciones el Banco Central está tratando de “reactivar los créditos y estimular el crecimiento de la economí­a” que viene enfrentando una desaceleración desde finales del año pasado.

La economí­a venezolana registró al cierre del 2008 un crecimiento de 4,8% del producto interno bruto (PIB), 4,4 puntos porcentuales menos que el 2007, afectada especialmente por el enfriamiento de importantes sectores privados como la construcción, la manufactura, transporte y comercio.

Luego de cuatro años de crecimiento consecutivo, el sector financiero sufrió el año pasado una caí­da de 4,5%, versus un salto de 17% del 2007.

La desaceleración económica también se reflejó en la actividad crediticia que creció el año pasado 26%, lo que significó un significativo retroceso en comparación con el 2007 cuando se reportó un aumento en la cartera de préstamos de 66%.

Grasso indicó que de forma simultánea el BCV tomó acciones por la ví­a de las tasas para los depósitos para lograr que los bancos tengan mayor disponibilidad de dinero para prestar, pero reconoció que el estimulo al consumo y a la circulación de dinero en el mercado podrí­a presionar sobre la inflación.

En los últimos doce meses los precios en la región metropolitana han crecido 29,5%.

Las medidas del Banco Central se dan diez dí­as después que el presidente Hugo Chávez anunció un paquete de ajuste fiscal para hacer frente a la caí­da de los ingresos petroleros.

El gobierno ha previsto para este año un crecimiento cercano al 6% del producto interno bruto (PIB), pero firmas independientes sostienen que el aparato producto podrí­a cerrar estable o registrar una caí­da de 1,5%.

El gobierno acordó el pasado 21 de marzo un recorte presupuestario de 6%, y llevó presupuesto fiscal para este año a 72.738 millones de dólares. Como parte del plan de ajuste se elevó de 9% a 12% la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y se incrementó las emisiones de deuda pública interna de 12.000 millones a 34.000 millones de bolí­vares fuertes (unos 15.813 millones de dólares).

El gobierno decidió hacer el ajuste presupuestario ante la caí­da de 63% que ha sufrido la cesta de crudos venezolana en los últimos ocho meses, que ha llevado el valor promedio del barril local de 102,64 dólares en julio pasado, a 38,17 dólares para el pasado 27 de marzo.

El gobierno ha previsto para este año un crecimiento cercano al 6% del producto interno bruto (PIB), pero firmas independientes sostienen que el aparato producto podrí­a cerrar estable o registrar una caí­da de 1,5%.

El ministro de Economí­a, Alí­ Rodrí­guez, reconoció recientemente que serí­a muy bueno para el paí­s que la economí­a creciera este año 2%, pero no ofreció estimaciones oficiales.

Por Fabiola Sánchez
Copyright 2009 The Associated Press.

economía » en esta sección

buscador