Reforma financiera pende de un hilo en el Senado de EEUU

Foto: Mark Wilson/Getty Images/AFP, archivo

Los demócratas del Senado de Estados Unidos regresaron hoy a la mesa de negociaciones sobre la mayor reforma financiera del paí­s, en un esfuerzo por atraer votos de los republicanos que amenazan con rechazarla.

Una fuente legislativa que pidió el anonimato dijo a Efe que los demócratas se reunirán a lo largo de la tarde para traer los aspectos más controvertidos del acuerdo alcanzado el viernes pasado sobre la reforma y decidir su votación definitiva en el Senado.

Para los demócratas el tiempo apremia, ya que el Senado prevé acortar su agenda legislativa para esta semana, debido al fallecimiento del senador demócrata Robert Byrd la madrugada del lunes.

Los restos de Byrd estarán en capilla ardiente este jueves, y el Senado comenzarí­a al dí­a siguiente su receso de una semana por la celebración del Dí­a de Independencia de EE.UU., explicó la fuente.

Eso, para efectos prácticos, reduce la ventana de oportunidad para someter a voto cualquier iniciativa, que tendrí­a que ocurrir a más tardar mañana miércoles.

Con la muerte de Byrd, la aprobación de la reforma financiera se ha complicado en el pleno del Senado, porque los demócratas no tienen los 60 votos para bloquear la obstrucción de sus detractores, entre ellos el senador republicano Scott Brown.

La idea sigue siendo que el Congreso apruebe la reforma y la enví­e al Despacho Oval antes del receso por el 4 de julio.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó confianza hoy en que la reforma financiera saldrá del Congreso esta semana, pese a la ausencia de Byrd.

“Es hora de que pongamos en marcha normas que eviten rescates de los contribuyentes y nos aseguraremos de que no vayamos a tener una crisis financiera que pueda arruinar la economí­a. Y creo que habrá suficiente interés en avanzar en esta reforma y la vamos a lograr”, dijo Obama, tras su reunión con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

Ahora, los demócratas sopesan alternativas para financiar esta reforma, que supone el mayor cambio a los reglamentos que rigen a Wall Street desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Una de las alternativas, planteada por el senador Christopher Dodd, es acceder a eliminar un controvertido impuesto de 17.900 millones de dólares para bancos e instituciones financieras, y utilizar fondos públicos para costear la reforma.

Ví­a EFE