Huelga del metro de Madrid llega a su cuarto dí­a, prestando servicios mí­nimos

Los autobuses urbanos de Madrid circulan abarrotados debido a la huelga de metro que afectó a unos dos millones de usuarios, en la segunda de las tres jornadas de paro convocadas por los sindicatos. EFE/J.J.Guillen

Los trabajadores del metro de Madrid continuaban su huelga por cuarto dí­a consecutivo, aunque este jueves garantizaron los servicios mí­nimos en un 50%, contrariamente al martes y miércoles.

La huelga, que fue total durante los dos dí­as anteriores, sembró el caos en la capital española, donde se registraron numerosos atascos y el colapso de la red de autobuses, que funcionaba junto con los trenes de cercaní­as.

Los empleados de la empresa pública de metro protestan contra una reducción de su salario del 5% decidida por el gobierno regional en el marco de las medidas de ahorro público decididas en los últimos meses para recortar el déficit.

Los trabajadores de la empresa de metro madrileña alegan que no son funcionarios. Para este colectivo, el gobierno español decidió una bajada del sueldo de una media del 5% este año y su congelación el próximo.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodrí­guez Zapatero, llamó este jueves a los trabajadores de la red de metro a respetar los servicios mí­nimos obligatorios “porque junto al derecho de huelga están los derechos de los ciudadanos, que deben tener el mismo rango de protección”.

Por su parte, la presidenta del gobierno de la región de Madrid, Esperanza Aguirre, del conservador Partido Popular (PP), declaró que la huelga ha hecho “evidente” la necesidad de crear una ley sobre el derecho de huelga, lo que evitarí­a que exista el actual “poder para colapsar una ciudad” de los trabajadores o “tomar como rehenes” a los ciudadanos.

El gobierno regional decidió medidas disciplinarias contra 200 empleados por no haber respetado los servicios mí­nimos el martes y miércoles.

La huelga continuará el viernes, también con servicios mí­nimos, y se suspenderá el fin de semana, mientras los sindicatos y la dirección de la empresa negocian.

Después de una huelga de funcionarios mantenida el pasado 8 de junio, los sindicatos españoles convocaron una huelga general el 29 de septiembre para protestar contra la reforma del mercado laboral adoptada por el gobierno junto a su severo plan de ahorro público.

Ví­a Agence France-Presse