AIE afirma que “la revolución energética está en marcha”

(AP Photo/Mark Baker)

El director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energí­a (AIE), Nobuo Tanaka, afirmó hoy que “hay claros indicios de que está en marcha la revolución energética”, por la cual su entidad ha clamado durante años.

Tanaka presentó en Washington el informe ETP 2010 -Perspectivas sobre Tecnologí­a Energética, una publicación de más de 700 páginas que contiene capí­tulos sobre diferentes áreas de la producción y consumo de energí­a en el mundo.

“Después de sembrar semillas para tal revolución en nuestra edición del ETP 2008, en la que demostramos que un mayor uso de tecnologí­as con bajo contenido de carbono podrí­a transformar la manera en que producimos y consumimos energí­a, el ETP 2010 realza los primeros ‘brotes verdes’ de lo que podrí­a convertirse en un cambio fundamental”, sostuvo Tanaka.

La inversión global en la generación de energí­a a partir de recursos renovables, encabezada por la energí­a solar y la del viento, alcanzó en 2008 la cifra sin precedentes de unos 110.000 millones de dólares, según la AIE, que tiene su sede en Parí­s (Francia).

Esa inversión “se mantuvo mayormente estable en 2009 a pesar de la recesión económica”, añadió el informe.

La agencia también notó que las principales empresas fabricantes de vehí­culos automotores están agregando vehí­culos eléctricos e hí­bridos en sus flotas.

“La ampliación de esta producción, combinada con incentivos para la compra en muchos paí­ses, podrí­a agregar más de 5 millones de tales vehí­culos en las calles en los próximos diez años”, señala el informe.

También sostuvo que “es evidente que en la actualidad la revolución de tecnologí­a energética es ascendente. Ésta es una señal saludable: muchos problemas energéticos tienen consecuencias más fuertes en las poblaciones locales, y esas poblaciones necesitan hallar soluciones que funcionen en sus contextos”.

De acuerdo con la agencia, que tiene 28 estados miembros, “la magnitud del problema exige una estrategia global, sobre todo porque la globalización significa que las economí­as más importantes son cada vez más interdependientes en cuanto al comercio, las inversiones y la proliferación de tecnologí­a”.

“El mensaje más importante sigue inalterable: las tendencias actuales son inviables en relación con el medio ambiente, la seguridad energética y el desarrollo económico”, agregó el documento.

Añade que “la dependencia progresiva de los combustibles fósiles (sobre todo del carbón) sigue haciendo que suban tanto las emisiones de dióxido de carbono como el precio de los combustibles fósiles”.

Sin embargo, de acuerdo con la AIE, este futuro de una economí­a que se sustente principalmente en el uso de fuentes de energí­a que requieren mucho carbono “no es un supuesto”.

“Al usar una combinación de las tecnologí­as nuevas y las existentes es posible reducir al 50 por ciento las emisiones mundiales de dióxido de carbono relacionadas con la energí­a, para el 2050”, indica el informe, que sostiene que “lograr esto será un desafí­o, y exigirá inversiones considerables”.

Pero en su opinión, “los beneficios en cuanto a resultados ambientales, mayor seguridad energética y menores facturas por energí­a también serán considerables”.

Ví­a EFE