El dólar cayó de manera generalizada por temores sobre la economí­a

El dólar cayó el jueves a un mí­nimo de siete meses frente al yen y se desplomó contra el euro, tras datos peores a los esperados que reavivaron los temores a que la recuperación económica de Estados Unidos se esté estancando.

El dólar bajó a menos de 87 yenes, mientras que el euro trepó un 2 por ciento a cerca de 1,25 dólares después de que se conociera una sorpresiva alza en las solicitudes de desempleo semanales, junto con una caí­da récord en las ventas pendientes de casas y una expansión manufacturera menor a la prevista.

Los analistas vieron que el mercado ha estado cambiando de foco desde las malas noticias de Europa hacia los riesgos de una recuperación mucho más débil de Estados Unidos, reflejados en una serie de datos durante las últimas semanas.

“Creo que nos estamos alejando de la aversión al riesgo centrada en el euro a una aversión al riesgo centrada en Estados Unidos”, dijo Mike Moran, estratega cambiario senior de Standard Chartered Bank en Nueva York.

Pero el euro ganó impulso por la noticia de que los bancos europeos pidieran menos dinero del previsto en una oferta del Banco Central Europeo, lo que alivió las preocupaciones sobre los problemas de financiamiento de los bancos de la zona euro.

La moneda única también fue apoyada por la facilidad de Madrid para vender bonos a cinco años el jueves, un dí­a después de que Moody’s Investors Service pusiera en revisión para una posible baja la deuda soberana de España.

En la tarde de Nueva York, el dólar caí­a un 0,9 por ciento frente a la divisa japonesa a 87,62 yenes tras llegar a un mí­nimo de 86,96 yenes, según la plataforma electrónica EBS, su menor nivel en siete meses.

El euro ganaba un 2 por ciento a 1,2475 dólares, con un máximo de 1,2486 dólares en EBS, en su segundo dí­a consecutivo de ganancias tras tocar un mí­nimo de dos semanas de 1,2150 dólares. Se trata del mayor avance diario desde mediados de marzo.

La relación inversa entre el dólar y la bolsa mostraba señales de romperse el jueves, ya que tanto Wall Street como el billete verde retrocedí­an.

En las últimas semanas, el dólar se ha movido en dirección opuesta a las bolsas y ha tendido a subir cuando las acciones caen, ya que los inversores recurren a la divisa en busca de refugio.

Si se usan los precios diarios, el coeficiente de correlación de 25 dí­as entre el í­ndice bursátil S&P 500 y el í­ndice dólar era negativo en 0,15 el jueves, según datos de Reuters.

Esta relación ha comenzado a debilitarse desde la última reunión de polí­tica monetaria de la Reserva Federal del pasado miércoles, en la que las autoridades mostraron una visión menos optimista del panorama económico del paí­s.

A mediados de mayo, la correlación era negativa en 0,91.

“Sin un sólido crecimiento y diferenciales de tasas de interés que entreguen apoyo fundamental, podrí­an verse prematuras nuevas ganancias del billete verde”, comentó Michael Woolfolk, estratega cambiario senior de BNY Mellon en Nueva York.

Contra el franco suizo, el euro subí­a un 0,8 por ciento a 1,3288 francos, después de que tocara un piso de 1,3073 más temprano, el menor nivel de la historia de la moneda única.

El dólar perdí­a un 1,1 por ciento contra el franco, tras tocar su mí­nimo desde mediados de abril.

Frente al yen, el euro escalaba un 1,1 por ciento a 109,33 yenes, en un repunte desde un mí­nimo de ocho años y medio registrado esta semana.

La atención de los inversores ya se concentraba en el informe del viernes sobre las nóminas no agrí­colas, el cual se estima mostrarí­a una caí­da en la creación de empleos durante junio.

Por Wanfeng Zhou
(Reporte de Nick Olivari)
Reuters