Toyota dice que existen 270.000 vehí­culos con motores defectuosos alrededor del mundo

Un visitante observa un modelo de motor utilizado en el Toyota Lexus LS600hL y el LS600H, en una sala de exhibición de Toyota en Tokio, el jueves 1 de julio del 2010. (Foto AP/Shizuo Kambayashi)

Toyota Motor Corp. informó el jueves que aproximadamente 270.000 automóviles vendidos a nivel mundial, incluido el sedán de lujo Lexus, tienen motores potencialmente defectuosos, lo que representa el problema de calidad más reciente del fabricante japonés, tras una serie de retiros masivos de vehí­culos para ser reparados por fallas.

La Administración Nacional para la Seguridad del Tránsito en las Carreteras (NHTSA por sus iniciales en inglés) dijo que Toyota no le habí­a notificado todaví­a formalmente sobre un llamado a talleres por este asunto. El diario japonés de mayor circulación, el Yomiuri, señaló que la compañí­a informará el lunes al ministerio de transporte japonés sobre el retiro, pero el periódico no citó fuentes.

Hideaki Homma, vocero de Toyota en Japón, dijo que la compañí­a estaba evaluando medidas para enfrentar el problema de motores defectuosos que pueden quedar atascados mientras el vehí­culo está en movimiento. No confirmó si se está considerando el retiro.

El fabricante de vehí­culos más grande del mundo ha bregado para reparar su reputación después del llamado a reparación de 8,5 millones de vehí­culos a nivel mundial debido a problemas con pedales de acelerador que se atoraban con el tapete del piso o por un problema de diseño.

Toyota fue golpeado por una multa récord de 16,4 millones de dólares en Estados Unidos por no reaccionar con la celeridad debida para retirar del mercado los vehí­culos con defectos. Los distribuidores de Toyota han reparado millones de vehí­culos, pero el fabricante aún enfrenta más de 200 demandas relacionadas con accidentes, con la disminución en el valor de reventa de sus autos y con una caí­da en la acción de la empresa.

Reguladores estadounidenses están trabajando con cientí­ficos de la NASA para investigar qué ocasionó que algunos vehí­culos aceleraran repentinamente. Se espera que esa indagatoria esté terminada a finales de agosto. Funcionarios de la NHTSA están revisando además si Toyota esperó casi un año en el 2005 para llamar a talleres en Estados Unidos camiones y camionetas todo terreno con barras de dirección defectuosas, un caso que podrí­a llevar a multas adicionales.

Mark Templin, gerente general de la marca Lexus, dijo que durante la fabricación de los motores se utilizaron algunos materiales contaminados que se emplearon para válvulas neumáticas, lo cual podrí­a ocasionar ruidos anormales o que el motor funcione a velocidad mí­nima. En casos extremos, señaló Templin, el motor podrí­a quedar atascado y los conductores escucharí­an ruidos o notarí­an que el motor desacelera antes de detenerse el vehí­culo.

Templin dijo que los motores fueron instalados en ediciones de años previos de los modelos IS350, GS350, GS460, GS450h, LS460, LS600h, LS600hL y Toyota Crown, los cuales fueron vendidos principalmente en Japón.

___

Los periodistas de la AP Shino Yuasa en Tokio, Dan Strumpf en Nueva York y Dee-Ann Durbin en Detroit contribuyeron a este reporte.

Por KEN THOMAS
Copyright 2010 The Associated Press.