Análisis Reuters: Gobierno asfixiarí­a al mercado de valores con una nueva ley

AFP PHOTO/Miguel Gutiérrez, Archivo

La reforma legal que debate la Asamblea Nacional de Venezuela podrí­a convertirse en el acta de defunción del mercado de valores, dado que limita a las corredurí­as a negociar sólo acciones en la deprimida bolsa local y deuda corporativa.

La Ley del Mercado de Valores, que será discutida el jueves por los legisladores, confina a las casas de bolsa y sociedades de corretaje al mercado casi inexistente de la deuda privada, lo que operadores aseguran supone un “cierre técnico” de las casi 90 corredurí­as del paí­s.

“Los corredores públicos de tí­tulos valores autorizados conforme a las disposiciones de esta Ley no podrán ejercer funciones de corredurí­a de Tí­tulos de Deuda Pública Nacional”, establece el proyecto, que además agrega que las firmas no podrán tener en su carteras papeles públicos.

Un experimentado operador aseguró que el proyecto equivale a dejarlos sin mercado.

“Están dejando a las casas de bolsa dos opciones: un mercado inexistente, que es el de acciones, y otro el de papeles comerciales, cuyas emisiones no han sido aprobadas este año. Finalmente, es un absurdo, prácticamente te están obligando a cerrar”, dijo.

Operadores aseguran que la potencial clausura del sector bursátil dejará fuera del juego a unos 4.000 empleados y afectará a unos 500.000 inversionistas con productos para el ahorro.

El Gobierno mantiene que las firmas que se enriquecieron y multiplicaron con las amplias emisiones públicas de deuda en los últimos años, incurrieron en delitos de lavado de dinero y conspiraron para desestabilizar el proyecto socialista del presidente Hugo Chávez.

Unas 30 casas de bolsa y sociedades de corretaje fueron intervenidas y decenas de directivos enviados a la cárcel en lo que calificaron en el sector como una “cacerí­a de brujas”.

El proyecto de ley se suma a una serie de restricciones previas, que ya habí­an vetado la participación de los intermediarios en un nuevo mecanismo del Banco Central que usa las cotizaciones de los bonos soberanos y los de la estatal Petróleos de Venezuela para generar un tercer tipo de cambio oficial.

Venezuela mantiene un rí­gido control cambiario con dos cotizaciones: una de 2,60 bolí­vares por dólar para bienes esenciales y otra de 4,30 bolí­vares por dólar para el resto de las importaciones que el Gobierno considera necesarias.

Pero a la sombra del control de cambios vigente desde el 2003, se desarrolló el controvertido dólar “permuta”, cuya alza histórica a 8,20 bolí­vares hizo sonar las alarmas del paí­s que importa la mayor parte de los bienes que consume.

(Reporte de Eyanir Chinea, editado por Luis Azuaje y César Illiano)
Reuters