Consideran que reelección de Ortega podrí­a afectar los negocios en Nicaragua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el sábado 3 de julio de 2010, junto a su esposa, Rosario Murillo, tras un mí­tin en una plaza de Managua, donde inició una caminata de 32 kilómetros, conmemorativa del 31 aniversario del repliegue táctico que los sandinistas realizaron hacia Masaya, como parte de la lucha para derrocar al gobierno de Anastasio Somoza. EFE/Mario López

El presidente de la Cámara de Comercio Americana (Amcham), Róger Arteaga, dijo el jueves que “el deseo enfermizo” del presidente Daniel Ortega de ser reelecto a toda costa el próximo año “hace perder credibilidad internacional al paí­s y echa por la borda el clima de negocios”.

Durante la VII Conferencia de Cortes Supremas de Justicia que se realiza en Nicaragua, el magistrados Francisco Rosales, presidente de la Sala Constitucional de la corte local, dijo que “nosotros los sandinistas, sí­ queremos elegir a Daniel Ortega”.

El deseo de reelección de Ortega “es enfermizo y está llevando al paí­s a una crisis extrema”, dijo Arteaga a AP, luego de sostener una reunión con el Consejo Superior de la Empresa Privada, (Cosep), para analizar la situación del paí­s.

Arteaga calificó de “ilegal” una sentencia emitida en octubre por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, controlada por sandinistas, que declara inaplicable una norma constitucional que inhibe a Ortega ser candidato.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, insistió en que “debe prevalecer la primací­a de la constitución polí­tica y el respeto a la división de los poderes”.

Mientras tanto, continuaron las protestas opositoras frente al Hotel Montelimar, 64 kilómetros al suroeste de aquí­, por la presencia en la VII Conferencia que se realiza ahí­, de dos magistrados sandinistas a quienes se les venció el perí­odo en sus cargos meses atrás y que se mantienen ahí­ amparados en un decreto de Ortega.

Ortega asistió la noche del jueves a la reunión de juristas ante los cuales declaró que “el derecho constitucional debe fortalecerse y consolidarse al servicio de la gobernabilidad, de la justicia y no al servicio del más fuerte”.

“Aquí­ seguimos librando la batalla como se libra en todo el mundo, para que la justicia y el derecho logren realmente imperar en todos los campos”, dijo, según el portal sandinista El 19.

Ví­a The Associated Press