El euro y el dólar australiano repuntan por el apetito de riesgo

El euro tocó el jueves máximos de dos meses contra el dólar, después que datos económicos de Estados Unidos y Australia restauraron la fe en la recuperación económica global e impulsaron el apetito por monedas de alto rendimiento.

Las nuevas solicitudes del seguro de desempleo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado la semana pasada, mientras que importantes cadenas minoristas reportaron fuertes ventas en junio, lo que apoyó la demanda por valores de la bolsa y otros activos de alto riesgo.

Un salto en el empleo australiano en junio llevó al dólar de ese paí­s a subir más de un 1 por ciento en el dí­a contra la divisa estadounidense y casi un 2 por ciento frente al yen.

Una mayor claridad sobre las pruebas de tensión a bancos europeos ayudó a las acciones financieras, ya que los inversionistas vieron que el criterio para las pruebas era menos oneroso de lo que esperaba el mercado.

“El euro sigue apuntalado por el elevado nivel de apetito por el riesgo”, dijo Omer Esiner, analista de Commonwealth Foreign Exchange en Washington, D.C. “Eso recibió cierto impulso por el dato positivo del desempleo en la mañana”, agregó.

El dólar australiano y otras divisas llamadas monedas de materias primas como el dólar canadiense, y también el euro, frecuentemente se benefician con un aumento de la demanda inversora por activos de mayor riesgo.

El euro trepó hasta 1,2700 dólares, su mejor nivel desde mediados de mayo.
Posteriormente marcó un alza del 0,4 por ciento a 1,2691 dólares, aún a corta distancia del máximo de la sesión.

La decisión del Banco Central Europeo de mantener su tasa de interés en el 1,0 por ciento no tuvo mayor impacto sobre el euro.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo en la conferencia de prensa posterior al encuentro de polí­tica monetaria que la recuperación de la economí­a de la zona euro habí­a continuado en el primer semestre del año y que hacia adelante espera que crezca “a un ritmo moderado y aún irregular en un escenario de mucha incertidumbre”.

Trichet dio pocos detalles sobre si las próximas pruebas de resistencia evaluarán efectivamente la salud de los bancos europeos.

Según el FMI, es probable que el dólar estadounidense siga su tendencia de declive. El billete verde se depreciará “moderadamente” en su valor en los próximos cinco años, pronosticó el fondo el jueves.

El dólar australiano subió un 2,1 por ciento contra el yen a 77,43 yenes, luego de un dato que mostró que Australia creó 45.900 empleos en junio, mucho más de los 17.500 esperados.

En la sesión, la moneda del paí­s oceánico subió un 1,3 por ciento contra el dólar a 0,8756.

El yen fue uno de los mayores perdedores de la jornada después de que un alza en las acciones europeas y estadounidenses llevara a los inversores a desprenderse de la moneda, que da bajos retornos.

El dólar subió un 0,7 por ciento a 88,36 yenes
, mientras que el euro ganó un 1,2 por ciento contra la divisa japonesa a 112,14.

La libra cayó un 0,2 por ciento a 1,5158 dólares, alejándose del máximo en dos meses de 1,5241 dólares, indiferente a la decisión del banco central británico de mantener la tasa de interés referencial en el mí­nimo histórico del 0,5 por ciento.

Por Nick Olivari
(Editado en español por Ignacio Badal e Inés Guzmán)
Reuters