Pdvsa Agrí­cola habrí­a instruido a Bariven para la compra de las 26 mil toneladas de leche en China

Imagen no vinculada con la noticia. Foto: archivo

Un reportaje publicado por el diario El Nacional, afirma que Pdval no ha cumplido con su misión, ya que debí­a garantizar la seguridad alimentaria del pueblo con la incorporación de 25% de la producción nacional a la red de comercialización, sin embargo en el primer año de operaciones los alimentos importados representaron 80,4%.

En 2007, antes de la creación de Pdval, se instruyó a Bariven para que se importaran los primeros lotes de alimentos, entre los que se encuentran las 26.000 toneladas de leche en polvo procedentes de China, de las cuales se recibieron 9.000 toneladas y 24.000 toneladas de carne bovina. la orden provino de Pdvsa Agrí­cola, una de las filiales de Petróleos de Venezuela creada en agosto de ese año como parte de la reorganización de la empresa estatal.

En esa fecha se anunció que “el plan maestro de desarrollo socio-productivo” de Pdvsa Agrí­cola estarí­a orientado a garantizar la seguridad alimentarí­a de los venezolanos y la directiva de la petrolera decidió reducir las transferencias a Mercal, para reasignar esos recursos a un programa propio en materia agroalimentaria.

En esa filial se designó a Egli Ramí­rez Coronado, experto en el área agrónoma y ambiental, que primero trabajó en la Asociación Civil Palmichal, organización impulsada por Pequiven; luego participó en labores ambientalistas de esta ONG en el Complejo Jose, y posteriormente entró a Pdvsa. Ramí­rez Coronado también es tí­o del ministro de Energí­a y Petróleo, Rafael Ramí­rez.

Como parte del plan de compras que se trazó en Pdvsa Agrí­cola, para reducir los niveles de escasez que se registraban en ese momento, esta filial convino con Bariven en que se concretaran las órdenes a favor de empresas intermediarias, entre las que están Absolut Trading Corp y Dexton Validsa, y que son justamente las que alegan incumplimiento de contrato.

A comienzos de 2008 finalmente se decidió que la producción y abastecimiento alimentario debí­a contar con un organismo propio, y le presentó al presidente Hugo Chávez la creación del proyecto de Pdval, como empresa adscrita a Pdvsa Agrí­cola, pero con autonomí­a funcional para contratar e impulsar su crecimiento mediante una red de mercados y abastos.

En los principios organizacionales de la filial agrí­cola de Pdvsa se mantuvo que entre sus misiones está “satisfacer la necesidad alimentaria de la población con la incorporación de 25% de la producción nacional a la red de comercialización de Pdval”.

Sin embargo, ese objetivo no se ha logrado. En el primer año de operaciones los alimentos importados representaron 80,4% de las toneladas de ví­veres que se compró, que incluyen las órdenes que hizo directamente Pdvsa Agrí­cola y las que posteriormente solicitó Pdval. En 2009 se redujeron las compras en el exterior en 29,1%, al pasar de 445.335 toneladas -volumen importado en 2008- a 315.665 toneladas en 2009; esa disminución no se sustituyó completamente con productos venezolanos y más bien la prioridad estuvo en cómo agilizar la salida de los ví­veres que estaban en los contenedores.

Un e-mail

A principios de 2008 también se presentó el caso que el presidente de Bariven, George Kabboul, después de concretar la compra de alimentos, dio la orden de que se suspendiera el envio sin que concretara parte del pago.

La empresa Dexton Validsa asegura que recibió un correo electrónico del consultor jurí­dico de Bariven, Rafael Rosales, en el cual se afirma que “por instrucciones del señor Kabboul se procede a cancelar la compra de 24.000 toneladas de carne bovina”.

Bariven tendrí­a pendiente por cancelar 15 facturas vencidas que en conjunto suman 1,5 millones de dólares por el envio de una porción de la carne.

Por Andrés Rojas Jiménez
Ví­a El Nacional