Se registró una brusca caí­da de las solicitudes por desempleo en EEUU

Un trabajador de la construcción en su puesto de trabajo en Filadelfia el 7 de julio de 2010. (Foto AP/Matt Rourke)

Las nuevas solicitudes para obtener beneficios por desempleo en Estados Unidos cayeron bruscamente la semana pasada, mientras que la actividad industrial se enfrió en junio y los precios al por mayor bajaron, ofreciendo señales mixtas sobre la recuperación económica.

El Departamento de Trabajo informó el jueves que las nuevas solicitudes de apoyo por desempleo bajaron en 29.000 a 429.000, el nivel más bajo desde agosto de 2008, pero una parte importante de esa reducción obedeció a factores estacionales: General Motors y otros fabricantes decidieron no realizar sus usuales paros técnicos de verano.

Fue la segunda semana consecutiva que bajan las solicitudes iniciales y la tercera caí­da en las últimas cuatro semanas. La semana previa se registró una caí­da de 17.000 solicitudes de beneficios por desempleo.

Normalmente, la reducción en las solicitudes de beneficios por desempleo es considerada como una señal positiva de que el mercado laboral está mejorando, pero los economistas necesitarán comprobar que la tendencia se mantiene en baja antes de llegar a conclusiones.

Otro temor es que la última caí­da sea resultado de factores temporales relacionados con la época del año.

Un analista del Departamento de Trabajo dijo que varios fabricantes reportaron menos despidos temporales de lo normal en esta parte del año. General Motors dijo el mes pasado que evitarí­a esta vez los usuales paros técnicos de dos semanas en el verano boreal, que son usados para actualizar la maquinaria para nuevos modelos de vehí­culos.

Eso normalmente provoca más despidos temporales y un aumento de las solicitudes de beneficios por desempleo a principios de julio. Otros fabricantes también reportaron menos despidos temporales de lo esperado, añadió el analista.

Los beneficios se mantuvieron por encima de los 450.000 todo el año
, tras caer sustancialmente el año pasado desde un tope de 651.000 en marzo de 2009.

En un momento de recuperación económica con una rápida contratación, las solicitudes normalmente caen por debajo de las 400.000.

Mientras tanto, muchos estadounidenses que se mantienen desempleados desde hace mucho tiempo continúan perdiendo sus beneficios como resultado de un estancamiento en el Congreso sobre si debe ampliarse la ayuda de emergencia a la gente sin trabajo.

Por otro lado, el Departamento del Trabajo dijo que los precios al por mayor registraron caí­das por tercer mes consecutivo, abatidas por otras reducciones en el coste de los energéticos y el mayor desplome en los costes de alimentos en ocho años. Sin embargo, excluyendo esas dos materias primas imprevisibles, la inflación se mantuvo prácticamente igual.

Por CHRISTOPHER S. RUGABER
Copyright 2010 The Associated Press.