Paralización de unidades de gasolina en refinerí­as afectan la producción de Pdvsa

Foto: REUTERS/Carlos Garcí­a Rawlins, archivo

La detención simultánea de las unidades que elaboran gasolina en tres refinerí­as de la estatal venezolana PDVSA, por fallas técnicas o tareas de mantenimiento, está reduciendo la producción de derivados del paí­s socio de la OPEP.

Las autoridades no divulgaron el volumen total de la merma, pero dos de las tres plantas paradas suman 124.000 barriles por dí­a (bpd).

Frecuentes detenciones programadas o fortuitas de las refinerí­as venezolanas obligaron al paí­s a importar productos petroleros de manera recurrente desde el año pasado.

Una falla eléctrica en la refinerí­a El Palito, de 146.000 bpd de capacidad, paralizó por completo la planta el jueves, tras lo cual fue reiniciada a excepción de la unidad de craqueo catalí­tico, que sufrió un incidente durante el proceso y seguirá detenida durante dos o tres semanas.

“El sábado se presentó un evento en el generador de vapor de la unidad de craqueo catalí­tico (FCC) que produjo daños en la estructura de salida de gases calientes (…) La recuperación del generador de vapor mantendrá en adecuación la unidad de FCC entre 15 y 20 dí­as”, dijo PDVSA el sábado.

PDVSA puede producir unos 500.000 bpd de gasolinas y nafta en sus refinerí­as locales y en Isla, pero tropiezos operacionales la obligaron a importar unos 56.000 bpd de componentes, insumos y derivados terminados entre enero y mayo, según cifras oficiales auditadas por una firma independiente.

Los craqueadores de El Palito y de la refinerí­a Cardón han sido los más afectados desde el año pasado. Trabajos de expansión e incendios los han mantenido inoperativos con frecuencia.

Por su parte, la refinerí­a de Amuay, la más grande del paí­s con capacidad para procesar 645.000 bpd, acumula más de 90 dí­as con su flexicoquer detenido por labores de mantenimiento que originalmente se planificaron para 45 dí­as.

Tanto el craqueador de El Palito, con una capacidad de 60.000 bpd, como el flexicoquer de Amuay, que procesa hasta 64.000 bpd; se encargan de convertir crudos medianos y pesados en productos ligeros como gasolinas y nafta.

Además, PDVSA no ha podido recurrir a la cercana refinerí­a Isla en Curazao, de 335.000 bpd, que desde marzo está casi totalmente paralizada por fallas en los servicios de agua, vapor y electricidad.

“Todo sigue igual. Solo están funcionando las plantas de parafina y nafta. De resto, seguimos a la espera de la planta de servicios”, dijo a Reuters el lunes Kenneth Gijsbertha, portavoz de Isla.

Agregó que la petrolera ha aprovechado el tiempo de inoperatividad de la refinerí­a para hacer mantenimiento a algunas unidades.

(Por Marianna Párraga. Con reporte adicional de Irasí­ Jiménez en Curazao)
Reuters