El dólar cayó este lunes ante malos datos sobre viviendas en EEUU

El dólar cayó el lunes, golpeado por la preocupación sobre el estado de la economí­a estadounidense tras conocerse una baja en un í­ndice sobre la confianza de los constructores de casas.

El euro se mantuvo cerca de un máximo en dos meses frente al dólar, repuntando desde los mí­nimos alcanzados después de la rebaja a la calificación soberana de Irlanda y de la suspensión de las conversaciones entre Hungrí­a y el FMI.

La demanda por dólares disminuyó después de que la estadounidense Asociación Nacional de Constructores de Casas dijera que su í­ndice sobre la confianza de los empresarios del sector bajó a un mí­nimo en más de un año en julio.

El dólar ha estado bajo creciente presión en las últimas semanas después de que datos económicos decepcionantes en Estados Unidos redujeran las posibilidades de que la Reserva Federal suba las tasas de interés.

“Simplemente, el euro está operando ahora con la debilidad económica en Estados Unidos. Hemos tenido dos o tres semanas de estadí­sticas pobres en Estados Unidos y ese es el tema ahora”, dijo Joseph Trevisani, analista de FX Solutions en Saddle River, Nueva Jersey.

Los analistas siguen de cerca la marcha del sector inmobiliario en busca de señales sobre el ritmo de la recuperación estadounidense. El martes se conocerán cifras sobre los inicios de construcción de casas correspondientes a junio y los economistas consultados por Reuters esperan una caí­da del 2,2 por ciento.

En la tarde de Nueva York, el euro subió un 0,4 por ciento frente al dólar a 1,2845 dólares, repuntando desde un mí­nimo de la sesión de 1,2872 dólares.

Los agentes comentaron que una demanda semi-oficial ayudó a impulsar a la moneda única a más de 1,29 dólares en un momento de la jornada, mientras que una gran orden de compra de Oriente Medio, ejecutada mediante un banco estadounidense en Londres, habí­a ayudado a que la paridad euro/dólar llegara a un máximo de la sesión de 1,2991.

Los operadores se mantení­an expectantes a la publicación a fines de esta semana de los resultados de las pruebas de resistencia a los bancos europeos.

La moneda europea se vio sometida a presión en el inicio de la sesión cuando Moody’s Investors Service rebajó la calificación de la deuda soberana de Irlanda a “Aa2”, con un panorama estable, desde “Aa1”.

“El euro inicialmente reaccionó a eso pero rápidamente se dio cuenta de que esto no cambiaba el juego”
, dijo Matthew Strauss, estratega cambiario de RBC Capital Markets en Toronto. “A nivel general, el mercado sigue buscando una dirección tras los fuertes avances de la semana pasada en el euro”, agregó.

Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea suspendieron el sábado una revisión del programa de financiamiento de Hungrí­a, poniendo algo de presión sobre la moneda única.

Pese al alza del euro, analistas sostuvieron que el repunte del billete, que alcanzó un máximo de dos meses de 1,3008 dólares el viernes, podrí­a ser excesivo.

Según los últimos datos de la Comisión de Operaciones de Futuros en Materias Primas, los especuladores han estado incrementando sus posiciones largas en yenes y reduciéndolas en dólares, especialmente contra el euro y la libra esterlina.

Los actores del mercado esperaban también con ansias los resultados de las pruebas de resistencia a 91 bancos europeos que se conocerán el viernes.

“Esperamos que las pruebas de tensión tengan una buena recepción, pero su mayor efecto en el euro será reducir la probabilidad de un gran movimiento a la baja”, dijo Raghav Subbarao, estratega cambiario de Barclays Capital.

Frente al yen, el euro subió un 0,7 por ciento a 112,38 yenes.

El dólar avanzó un 0,3 por ciento frente a la moneda japonesa a 86,80 yenes, repuntando desde un mí­nimo de siete meses de 86,27 yenes alcanzado el viernes.

Por Steven C. Johnson y Wanfeng Zhou
(Reporte adicional de Tamawa Desai en Londres)
Reuters