Venezuela concentra un considerable flujo de inversiones petroleras chinas

AP Photo, archivo

Un reporte del diario El Nacional indica que Venezuela es uno de los paí­ses que concentra el mayor flujo de inversiones de China, dirigidas especí­ficamente al sector petrolero.

En los informes de la Agencia Internacional de Energí­a se destaca que el año pasado captó 14% de la participación accionaria que fuera de esa nación asiática, tienen compañí­as como la CNPC, Sinopec y la China Nacional Offshore Oil Corporation.

Los montos desembolsados en 2009 alcanzaron 18,2 millardos de dólares
, y los recursos destinados a la actividad petrolera venezolana estuvieron por el orden de los 2,5 millardos de dólares, lo que representa la cifra más elevada que China ha colocado en América Latina dentro del sector energético.

Kazajstán, una de las naciones que formó parte de la extinta Unión Soviética en el continente asiático, es el principal receptor de inversiones chinas en el área de hidrocarburos al concentrar 30% del capital, lo que representó recursos por 5,4 millardos de dólares.

Sudán tiene una participación similar a la de Venezuela y le sigue Angola, que abarca 13% de los capitales chinos. También hay presencia de estas petroleras en Siria (6% de los capitales petroleros del paí­s asiático), Rusia, con 4%, y Túnez, con 3%.

Esa presencia en el exterior le ha permitido garantizarse 1,5 millones de barriles por dí­a en el primer trimestre de 2010, lo que equivale a un aumento de 36% con respeto al volumen de 1,1 millones de barriles que en promedio se proveí­a en 2009.

Pese a esta participación accionaria, los principales suplidores de petróleo de China continúan siendo las naciones de Medio Oriente, que cubren 47% de las importaciones petroleras que hace ese paí­s, principalmente por los despachos que recibe de Arabia Saudita, Irán, Irak, Kuwait y Omán.

“Es poco probable que ese alto grado de dependencia cambie a pesar de que China ha estado diversificando sus fuentes de abastecimiento en ífrica, América Latina, Asia Central y Rusia”, señala el reporte de la AIE.

Consumo en ascenso

Uno de los aspectos que menciona el informe se refiere a la creciente demanda de petróleo en China, que alcanza en promedio 9,2 millones de barriles diarios, y ese consumo es atendido en una proporción de 58% por crudo importado contra 42% de producción nacional.

El principal problema que afronta la producción petrolera de China es la maduración de los campos, lo que obliga al paí­s a depender de fuentes importadas y, por eso, se trazó una estrategia para diversificar sus mercados, incluso en América Latina, donde ha elevado su presencia financiera en Brasil, Bolivia y Ecuador con proyectos petroleros y gasí­feros.

En siete años, el consumo petrolero de la nación asiática se ha incrementado en 67%. En 2003 estaba en 5,5 millones de barriles por dí­a y ese aumento fue uno de los factores que impulsó los precios del crudo al alza de manera permanente hasta mediados de 2008, cuando se desplomaron por el impacto de la crisis financiera mundial.

“La demanda continuará creciendo rápidamente y China seguirá apoyándose en el mercado internacional para satisfacer necesidades adicionales de petróleo”, advierte la AIE.

Por Andrés Rojas Jiménez
El Nacional