El euro cayó desde un máximo de más de dos meses frente al dólar

El euro retrocedió el martes desde un máximo de más de dos meses frente al dólar, en medio de una toma de ganancias antes de la publicación este viernes de los resultados de las pruebas de resistencia a los bancos europeos.

El euro tocó un máximo de 1,3029 dólares en la plataforma EBS, pero los operadores fueron renuentes a permitir que siga subiendo ante el temor a que los resultados de las pruebas de resistencia previstos para el viernes puedan mostrar debilidad en los bancos europeos.

Finalmente, terminó la jornada con una caí­da del 0,4 por ciento a 1,2894 dólares.

Las acciones en Wall Street se vieron sometidas a presión más temprano después de que los reportes sobre los resultados trimestrales de Goldman Sachs Group Inc y otras firmas decepcionaran a los inversionistas. Este escenario llevó al euro a 1,2840 dólares, antes de que la moneda frenara brevemente sus pérdidas.

“Hemos tenido tres intentos recientes por encima de 1,30 dólares y el euro ha retrocedido en cada oportunidad”, dijo Camilla Sutton, estratega de Scotia Capital en Toronto.

“Los mercados están buscando un catalizador para hacerlo subir o bajar, y siempre y cuando los resultados de las pruebas de tensión no presenten grandes sorpresas, podrí­amos intentar un nuevo máximo por encima de 1,30 dólares”, agregó.

Algunos en el mercado señalaron que las pruebas de tensión a los bancos de la Unión Europea podrí­an aliviar los temores sobre el sistema bancario de la región, aunque ciertos bancos podrí­an no tener buenos resultados.

“Si todos los bancos las aprueban, el mercado dirí­a que las pruebas no fueron realistas”, alertó Lutz Karpowitz, estratega de Commerzbank en Francfort.

El dólar subió un 0,7 por ciento a 87,36 yenes, tras tocar el viernes un mí­nimo de siete meses de 86,27 yenes.

La fuerza del yen ha llevado al mercado a evaluar cómo las autoridades japonesas podrí­an enfrentar una moneda más firme.

Operadores sospechan que el Gobierno japonés no querrá ver un nivel de 85 yenes, aunque muchos dudan que Tokio vaya a intervenir en este punto.

El euro se ha apreciado más de un 5 por ciento en lo que va del mes debido al relajo en los temores sobre la crisis soberana en la zona euro y después de que los débiles datos económicos en Estados Unidos erosionaran la demanda por el dólar.

A inicios de la sesión, el declive del euro se aceleró después de que Hungrí­a vendiera menos bonos soberanos a tres meses de los que tení­a planeados originalmente.

Esto contrastó con las positivas subastas de deuda de otros paí­ses europeos.


Irlanda vendió 1.500 millones de euros en papeles de la deuda el martes
, diluyendo el efecto del recorte de calificación hecho por Moody’s, mientras que España y Grecia no tuvieron problemas para encontrar compradores para sus bonos a corto plazo, una nueva señal de que el apetito por los papeles de la periferia europea se recupera.

Un informe del martes mostró que los inicios de construcción de viviendas en Estados Unidos tocaron su menor nivel de ocho meses en junio, una nueva señal de que la economí­a está perdiendo impulso, pero un incremento en los permisos de construcción dio cierta esperanza para la actividad del sector en el futuro.

Por Steven C. Johnson
Reuters