Cae la venta de viviendas en EEUU y aumentan solicitudes de subsidio por desempleo

Un estadounidense en busca de empleo mira en internet en una oficina de entrenamiento laboral en Menlo Park, California, el 20 de julio de 2010. (Foto AP/Paul Sakuma)

La recuperación económica de Estados Unidos está perdiendo impulso, según reveló una baja en la venta de viviendas y un aumento de la solicitudes de beneficios por desempleo, mostraron el jueves nuevos datos.

Las ventas de casas usadas cayeron en un 5,1% en junio a una tasa anual, ajustada por estacionalidad, de 5,37 millones de unidades, informó la Asociación Nacional de Corredores de Bienes Raí­ces (NAR, por sus siglas en inglés).

Mientras tanto, las nuevas solicitudes de beneficios por desempleo aumentaron en 37.000 a una cifra ajustada por estacionalidad de 464.000, informó el jueves el Departamento de Trabajo.

Los factores estacionales impulsaron nuevas solicitudes de beneficios. Aún así­, el número de solicitudes realizadas por primera vez se mantení­a elevado, mostrando un débil mercado laboral.

Además, el grupo de investigación privado sin fines de lucro The Conference Board, dijo que su barómetro de actividad económica futura cayó en junio, su segunda caí­da en tres meses. Ese barómetro, que mezcla los principales indicadores económicos, habí­a subido casi cada mes desde abril de 2009 a medida que la economí­a se recuperaba de la recesión.

Sin embargo, la debilidad en el sector de la vivienda, la caí­da del gasto del consumidor y el alto nivel de desempleo han aumentado el temor sobre una desaceleración más fuerte de la esperada en el crecimiento.

El sector de la vivienda sufre desde hace dos meses porque los incentivos del gobierno terminaron en abril, incluso cuando los precios de las casas son bajos y las tasas de hipotecas han alcanzado niveles mí­nimos en décadas. El desempleo alto, un crédito restringido y un aumento de embargos hipotecarios han alejado a muchos compradores potenciales.

Las solicitudes de beneficios por desempleo realizadas por primera vez subieron tras haber caí­do la semana previa a su nivel más bajo desde agosto de 2008.

Los pedidos se quedaron estancados en alrededor de 450.000 desde principios de año, después de caer de forma firme desde un tope de 651.000 en marzo de 2009.

Los analistas consideran la cifra de solicitudes semanales como una medida de los despidos y un indicio de la voluntad de los empleadores para contratar.

Por CHRISTOPHER S. RUGABER y ALAN ZIBEL
Copyright 2010 The Associated Press.