Bimbo advierte sobre severas dificultades para producir en sus plantas de Venezuela

(AP Photo/Damian Dovarganes, Files)

El Grupo Bimbo, la mayor panificadora de Latinoamérica, admitió hoy que sus ingresos en Venezuela experimentaron una fuerte caí­da debido a la devaluación del bolí­var, las dificultades que tiene para producir en sus plantas, y las restricciones impuestas por el Gobierno a las importaciones.

En la conferencia telefónica en la que la compañí­a discutió sus últimos resultados trimestrales, el presidente de la compañí­a mexicana Bimbo, Daniel Servitje, indicó que la situación de la operación en Venezuela “se ha deteriorado muy significativamente”.

El director de finanzas de la empresa, Guillermo Quiroz, precisó que las operaciones en Venezuela del gigante del pan estuvieron golpeadas por “la muy significativa devaluación del bolí­var”.

Además, explicó que la firma no ha podido atender la demanda en Venezuela porque “han habido algunas restricciones a las importaciones” y también tienen que enfrentar “algunas dificultades para producir los productos en la planta”.

Quiróz manifestó que “algunas de las restricciones se han empezado a suavizar debido a algunas inversiones” que la compañí­a ha realizado en sus plantas venezolanas.

El ejecutivo indicó que usualmente la operación de Bimbo en Venezuela ha sido sólida y rentable, pero ahora está “un poco por debajo del punto de equilibrio”.

Pese a este panorama, Quiróz aseguró que la compañí­a mexicana está comprometida a largo plazo “en todos los mercados” en los que tiene negocios.

Bimbo reportó en su último informe trimestral un crecimiento en ventas netas en Latinoamérica del 1,4 por ciento con relación al segundo trimestre de 2009.

Ese resultado obedeció, principalmente, al buen desempeño en paí­ses como Chile, Colombia y Brasil, pero la reducción de ventas en Venezuela “parcialmente contrarrestaron los buenos resultados de esas operaciones”.

El banco Banamex, filial en México de Citigroup, afirmó hoy en un reporte que el Ebitda de Bimbo disminuyó en Latinoamérica un 30 por ciento, “impactado principalmente por los resultados de su subsidiaria en Venezuela, la cual, de acuerdo a la conferencia telefónica, apenas estarí­a alcanzando su punto de equilibrio”.

Ví­a EFE