Irán compra gasolina a Venezuela para evadir las nuevas sanciones

AP Photo, archivo

Sólo tres cargamentos de gasolina arribaron a Irán en julio, según mostró un documento de embarques al que accedió Reuters, un volumen muy inferior al usual para esta época del año, debido a nuevas sanciones que obligaron a desviar buques que transportaban el combustible.

Una serie de nuevas penalidades acordadas a partir de junio se centraron especí­ficamente en el comercio y la industria de petróleo de Irán, haciendo aún más difí­cil hacer negocios con la República Islámica.

Irán es el quinto exportador mundial de crudo, pero tiene que importar alrededor del 40 por ciento de su consumo de gasolina porque la capacidad de refinación local es insuficiente.

El paí­s islámico suele necesitar de 11 a 13 cargamentos al mes durante las vacaciones del verano boreal, dijo un operador del mercado basado en Dubai.

El documento de embarques reveló que los tres enví­os de gasolina que llegaron al paí­s este mes fueron suministrados por la refinerí­a turca Tupras y por Unipec, el brazo comercial de la china Sinopec.

Se espera el arribo de otro despacho desde Venezuela hasta el puerto iraní­ de Bandar Abbas
, dijeron dos operadores con sede en el Golfo.

“La nueva ronda de sanciones está poniendo las cosas difí­ciles en este momento y muchos barcos están siendo desviados, así­ que Irán está consiguiendo solamente una fracción de su demanda real para el verano“, dijo un operador.

A principios de este mes, el propietario de un buque tanque de gasolina se negó a permitir que el barco navegara a Irán desde Turquí­a.

“Los propietarios de los buques están realmente preocupados por el enví­o de los cargamentos a Irán y es por eso que Irán está buscando empresas y paí­ses alternativos para importar”, dijo un operador basado en el Golfo.

Mientras la presión sobre Irán crece, el asegurador del mercado Lloyd’s de Londres dijo que no asegurará o reasegurará los enví­os de petróleo que van a ese paí­s.

Lloyd’s, que tiene entre el 15 y el 20 por ciento del sector asegurador marí­timo mundial, es visto como una gran influencia en ese mercado, donde participan otros jugadores que también están absteniéndose a la hora de dar cobertura a Irán.

Las principales asociaciones de transporte marí­timo también crearon cláusulas contractuales que permiten a los propietarios de buques negarse a entregar los cargamentos de petróleo refinado a Irán.

ADAPTíNDOSE AL CAMBIO

Se espera que algunos de los proveedores tradicionales de Irán, como China y Turquí­a, se mantengan leales.

Venezuela, aunque está distante, se muestra como un aliado claro al efectuar enví­os costosos.

“Los iraní­es están buscando paí­ses que no se preocupen por las sanciones y Venezuela es uno de ellos, pese a estar muy lejano“, explicó uno de los operadores.

Irán también podrí­a solventar parcialmente la situación si mejora su capacidad de refinación, pero esto requiere tiempo e inversión.

Otras salidas al conflicto incluyen el contrabando de productos refinados por tierra.

Camiones cargados de combustible han conseguido la manera de cruzar la frontera con Irán, a pesar de la promesa de Kurdistán iraquí­ de acabar con estas actividades.

Consultado sobre las importaciones de gasolina, un funcionario de la Compañí­a Nacional Iraní­ de Petróleo dijo que “no hay señal de dificultades”

Añadió que se mantienen las exportaciones de crudo hacia China y Europa.

Por Amena Bakr y Luke Pachymuthu
(Con reporte adicional de Barbara Lewis. Editado en Español por )
Reuters