Ecuador reconoce que algunas petroleras podrí­an no aceptar negociaciones

AFP PHOTO/RODRIGO BUENDIA

Ecuador reconoció el martes que la negociación con las compañí­as petroleras para cambiar los actuales contratos será difí­cil y algunas firmas podrí­an no aceptar los nuevos términos fijados por el Gobierno para el estratégico sector.

El presidente Rafael Correa puso en vigencia en la ví­spera una reforma a la Ley de Hidrocarburos, sin mediar un debate previo en la Asamblea Nacional, para acelerar la negociación de los contratos de prestación de servicio y obtener la totalidad de la producción de crudo para el Estado.

“La renegociación será difí­cil, hay compañí­as que podrí­an no aceptar la renegociación. Espero, de buena fe, que acepten la mayorí­a”, dijo el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, en una entrevista televisada.

El funcionario no quiso adelantar el nombre de las petroleras que podrí­an quedar fuera de la renegociación.

La española Repsol-YPF, la brasileña Petrobras, el consorcio chino Andes Petroleum y la italiana Eni están entre los mayores inversores en el paí­s.

Quito lleva más de dos años en negociaciones con las petroleras privadas que operan en el paí­s sin obtener resultados, por lo que Correa fijó en la reforma un plazo de 120 dí­as para concluir con las tratativas y firmar los contratos.

Pástor insistió en que el socio más pequeño de la OPEP pagará un “justo precio” a las compañí­as que no lleguen a un acuerdo con el Estado para cambiar el contrato, en el que se pagará a la operadora una tasa por costos de producción.

“Si esto no pasa (renegociación) pagaremos un justo precio de liquidación del contrato, que en muchos casos ya está fijado como inversiones no amortizadas y en otros, se fijará el precio de mercado con sus propios números, que entregaron de producción e inversiones futuras”, agregó.

Correa, no obstante, ha sido más duro y el fin de semana dijo que las compañí­as que no acaten las nuevas polí­ticas petroleras del paí­s tendrán que someterse a una nacionalización de sus campos petroleros.

Tanto Venezuela como Bolivia, aliados de Quito, han optado por la nacionalización de sus estratégicos sectores.

Pástor dijo que los contratos de prestación de servicios es “la tendencia del mundo petrolero” y que paí­ses como Kuwait, Nigeria y México estarí­an aplicando esta modalidad contractual.

Ecuador, que ejerce la presidencia rotativa de la OPEP este año, produce 470.000 barriles de petróleo por dí­a. El 44 por ciento es bombeado por compañí­as privadas.

(Por Alexandra Valencia, Editado por Marcel Deza)
Reuters