Investigación del Caso Pdval revela importación fraudulenta de alimentos por US$ 8 mil millones

Foto: Caribe Focus, archivo

Un reporte del diario El Nacional afirma que la investigación de la comisión paralela del Caso Pdval revela que venezolanos registraban compañí­as en el exterior, donde compraban alimentos que luego revendí­an con sobreprecio a empresas venezolanas también de su propiedad.

“El monto ascenderí­a a 8.000 millones de dólares”, fue lo que dijo el diputado Juan José Molina en cuanto al total de las transacciones por importación de alimentos facturados con sobreprecio entre 2008 y 2009, y que serí­an distribuidos por la red Pdval.

La cifra forma parte del informe preliminar que elabora la llamada comisión paralela, integrada por representantes de Podemos y el Frente Económico y Humanista, y que se conformó ante el hecho de que la comisión oficial de la Asamblea que debí­a investigar el caso, no ha presentado aún ningún resultado.

Molina señaló que el grupo de trabajo del que forma parte tiene indicios de que al menos 26 empresas habrí­an participado en las negociaciones fraudulentas, en las que también “hay militares involucrados”, aseveró.

Molina aseguró que han recopilado múltiples elementos probatorios que vinculan a una serie de personas -cuyos nombres dijo no poder revelar aún- con el negocio de la compra, venta, almacenamiento y distribución de alimentos, pero adelantó que están implicados ex directivos de Pdvsa.

Dijo que personas con conexiones en el alto gobierno, según las investigaciones preliminares de la comisión, constituyeron empresas en paí­ses como Brasil, Argentina y Uruguay para comprar en esos mercados alimentos que luego eran vendidos con sobreprecio a empresas venezolanas, también de su propiedad.

El negocio resultaba mucho más rentable considerando que para esas importaciones se asignaban dólares preferenciales. “Como en esos paí­ses sí­ existen leyes de transparencia, los empresarios de esas naciones no podí­an emitir facturas por montos más altos de los reales, por eso se constituí­an compañí­as para que declararan haber cobrado precios más altos que el costo real de esos productos en el mercado, y así­ poder quedarse con el excedente”, explicó Molina.

“Este caso es tan complejo que habrá que realizar una serie de investigaciones fuera del paí­s”
, indicó el diputado, quien aseguró que personas con poder de decisión dentro de Pdvsa entregaban a amigos contratos millonarios para la importación de alimentos.

Molina explicó que los importadores declaraban haber traí­do productos a un determinado precio, cuando en verdad adquirí­an alimentos que por razones de calidad, empaque y fecha de vencimiento tení­an costos mucho más bajos.

Por Diana Lozano Perafán
El Nacional