Obama defiende su plan de ayuda a la industria automovilí­stica

El presidente Barack Obama es aplaudido por los empleados de la planta de montaje de Chrysler en Detroit el viernes, 30 de julio del 2010. (Foto AP/Carlos Osorio)

El presidente Barack Obama dijo el viernes que la reciente recuperación de la industria automovilí­stica estadounidense justifica su impopular decisión de rescatar a dos firmas señeras de Detroit.

Ante una recuperación económica que ha perdido fuerza y las elecciones legislativas de noviembre, Obama justificó el modesto repunte automovilí­stico como prueba del buen hacer de su gobierno.

“Esta industria está creciendo con fuerza”, proclamó Obama desde la planta de montaje Jefferson North que tiene Chrysler en Detroit y que recientemente agregó un segundo turno de producción, unos 1.100 empleos. “Han demostrado que nos criticaron, se equivocaron”.

Foto: REUTERS/Larry Downing

El mandatario se dirigió a la vecina población de Hamtramck a visitar una planta de General Motors donde será montado el nuevo modelo eléctrico recargable, el Chevrolet Volt. Esa planta es una de las nueve que mantendrá abiertas GM durante el tradicional periodo estival de dos semanas de cierre.

La próxima semana, el presidente visitará la planta de Chicago en la que Ford, que no recibió ayuda del gobierno, monta el veterano modelo Taurus y piensa ensamblar un nuevo modelo del vehí­culo deportivo utilitario Explorer. A fin de defender la actuación del gobierno para rescatar a las dos primeras empresas de la quiebra, la Casa Blanca puso el jueves a disposición de la prensa sus expertos en la supervisión de las industrias socorridas por el erario.

Tras las bancarrotas de GM y Chrysler, las dos empresas han mostrado indicios de mejora. Obama dijo que las tres “operan con beneficios, por primera vez en seis años”, aunque Ford no solicitó ayuda al gobierno ni la recibió.

Foto: REUTERS/Larry Downing

Empero, la afirmación de que las tres grandes firmas automovilí­sticas de Detroit han logrado beneficios no es cierta. GM y Ford funcionan con números negros pero Chrysler no ha logrado aún un beneficio neto desde que salió en junio del año pasado de la bancarrota al amparo de los tribunales.

Chrysler tuvo una pérdida neta en el primer trimestre de 197 millones de dólares, aunque ganó 143 millones antes del pago de intereses e impuestos. El último año en que Chrysler tuvo un beneficio neto fue en el 2005, cuando ganó 1.800 millones de dólares.

Por CHARLES BABINGTON
Copyright 2010 The Associated Press.