indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: Archivo

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) no ajustará este año los salarios ni dará bonificaciones a sus trabajadores, en medio de la brusca caí­da en los ingresos petroleros por consecuencia de la crisis global, dijo el viernes su presidente.

Rafael Ramí­rez, quien también es ministro de Energí­a del paí­s latinoamericano, dijo en una videoconferencia que la empresa mantendrá la estabilidad laboral pero aplicará una significativa reducción de costos y gastos.

“Mientras todas las empresas petroleras a nivel mundial están cancelando proyectos y despidiendo gentes, nosotros ni vamos a cancelar proyectos ni vamos a botar gente”, dijo Ramí­rez, citado por un comunicado, al defender la medida.

Los precios internacionales del crudo se desplomaron más de 100 dólares desde el máximo histórico de más de 147 dólares el barril registrado en julio del 2008.

La situación redujo bruscamente el caudal de ingresos de la compañí­a, destinados en buena parte a financiar el amplio conjunto de programas sociales o “misiones” del Gobierno del presidente Hugo Chávez.

Ramí­rez anunció, además, una reducción del 20 por ciento del ingreso en los cargos desde el presidente hasta gerentes, incluyendo las filiales de PDVSA.

Agregó que de erogaciones por 17.000 millones de dólares contempladas en el plan anual, se ajustó a 6.000 millones de dólares con la “reducción de costos y gastos excesivos”.

“Si nosotros ajustamos estructuras de costos y gastos es seguro que mantengamos nuestra actividad petrolera en funcionamiento”, afirmó Ramí­rez.

Aprovechó la oportunidad para desmentir a los medios de comunicación privados que manejan versiones manipuladas en torno al sueldo de la Junta Directiva de Pdvsa, e indicó que su sueldo es de 10 mil 700 bolí­vares mensuales y no existe directivo alguno de la empresa que devengue por encima de los 12 mil bolí­vares fuertes.

“Atrás quedaron los groseros privilegios, sueldos y remuneraciones de los gerentes petroleros de la cuarta república, donde en el año 1998 el sueldo del presidente de la Industria era de 32 millones de bolí­vares, más bonificaciones adicionales que sobrepasaban los 9 meses de salarios”, comentó.

La noticia no fue bien recibida por los trabajadores de la gigante energética, que este año debí­an discutir un nuevo contrato colectivo, en el que los sindicatos aspiraban lograr un ajuste para paliar la galopante inflación que vive el paí­s.

“Esto es como una bofetada a la cara de los trabajadores, es como un reto, como una falta de respeto”, dijo el dirigente sindical Félix Jiménez.

La inflación cerró el 2008 en el 30,8 por ciento y para este año los analistas no estiman que pueda reducirse de ese nivel.

En meses recientes, PDVSA ha honrado paulatinamente pagos atrasados a proveedores y contratistas, aunque aún mantiene pendientes negociaciones con importantes suplidores.

(Por Fabián Andrés Cambero y Brian Ellsworth, editado por Patricia Vélez)
© 2009 Thomson Reuters.

economía » en esta sección

buscador