HERRAMIENTAS
Foto: Prensa Fonacit

La planta piloto de Yaretanol ubicada en el estado Carabobo, municipio El Rincón, tiene una capacidad de producción de 30 mil litros diarios y a futuro se estima llegar a 3 millones en todo el territorio nacional.

El Yaretanol, también conocido como el petróleo verde utiliza el Yare como base, lí­quido venenoso que se extrae de la yuca amarga al momento de hacer el casabe.

Utilizando su ingenio, tres emprendedores venezolanos; Valmore Hernández, ingeniero agrónomo; José Gregorio Jiménez, tecnólogo carabobeño y la ingeniera industrial, Ivanet Silva, empezaron a realizar estudios a esta sustancia determinando que a partir de la misma, se puede producir etanol y de allí­ nace el producto Yaretanol.

“Nosotros con este programa estamos promoviendo el no sacrificio de alimento para producción de combustible, no utilizar la caña de azúcar, que entre otras cosas encarece los alimentos, tampoco estamos de acuerdo con que el maí­z que es la base de la dieta de las comunidades, se utilice para producir etanol. Todo lo contrario, nosotros decimos que debemos incentivar el programa Yaretanol porque más bien utiliza un desecho y fomenta la producción de alimento para los seres humanos”, afirmó Silva.

“Unas 150 casaberas que están asentadas en esta localidad, en un trabajo mancomunado y comunitario nos están vendiendo el yare, lo procesamos y lo convertimos en etanol y les estamos haciendo partí­cipe a ellos de las ganancias, no le estamos regalando nada, sino que ellos se lo están ganando”, destacó Ivanet Silva.

Este proyecto persigue la sustitución de la importación pues Venezuela consume diariamente 3 millones de litros de etanol que son importados de Brasil y con esta iniciativa lo que se busca es fomentar la industria venezolana en la producción de Yaretanol.

“Con este programa pretendemos que nuestro paí­s se independice energéticamente del combustible fósil. Actualmente Venezuela tiene en su parque automotor una mezcla de gasolina-etanol 90-10, si nosotros incentivamos la industria de yaretanol, estarí­amos sustituyendo ese 10% de la mezcla de gasolina. Tenemos un plan a 15 años que pretende aumentar esa concentración de etanol en la gasolina con los respectivos cambios en el parque automotor y que más adelante se pueda exportar a otros paí­ses como hace Brasil”, afirmó Silva.

Silva aseveró que a largo plazo tienen planteado crear 3 millones de puestos de empleos, “una industria completa en el sector de la biotecnologí­a. Estamos en conversaciones con las comunidades para que se organicen, los casaberos y los sembradores de yuca amarga”.

La ingeniera industrial explicó que mediante otros estudios se determinó que de la cáscara de la concha de la yuca se pueden obtener otros alimentos concentrados para animales, además de biocida orgánico que no hace daño, puesto que es muy distinto a los biocidas que se conocen comúnmente.

Ví­a AVN