Cepal sostiene que economí­a venezolana bajó 1,8% en 2010 por crisis energética

Foto: Imagen de referencia. AFP PHOTO/Miguel Gutierrez

La economí­a venezolana se contrajo en 1,8 por ciento en 2010, debido a la crisis energética que sufrió el paí­s en la primera mitad del año, a la que se sumó una caí­da de la inversión y del consumo privado, informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El descenso del producto interno bruto (PIB) en Venezuela también se produjo en un contexto de elevada inflación y de un aumento del desempleo, según el Balance Preliminar de las Economí­as de América Latina y el Caribe 2010 del organismo regional de las Naciones Unidas presentado en Santiago.

No obstante, la caí­da sufrida este año es inferior a la de 2009, cuando el crecimiento tuvo una drástico descenso del 3,3%, frente a la cifra positiva de 2008 que alcanzó el 4,8%, mientras que el PIB por habitante también registró un avance del 3,0% en 2008; un descenso del 4,9% al año siguiente y una caí­da del 3,2% en 2010.

En tanto, la inflación registró dos dí­gitos en Venezuela en los últimos tres años: 31,9% en 2008; 26,9% en 2009, misma cifra que se repetirá en 2010, según el informe de la Cepal, que agregó que debido a la elevada inflación, el tipo de cambio real efectivo se encontraba en septiembre de 2010 23,5% por debajo del promedio de los últimos 20 años.

Por otra parte, el salario medio real, que en 2008 habí­a descendido un 4,5%, cayó en 2009 un 6,6%, mientras que en 2010 el organismo de Naciones Unidas, estima que descenderá estrepitosamente un 21,2%.

Las exportaciones de bienes y servicios descendieron de 97.300 millones de dólares en 2008 a 59.600 millones en 2009, aunque se espera una subida para este año, a 67.034 millones de dólares.

En tanto, las importaciones bajaron de 59.998 millones en 2008 a 48.064 millones en 2009 y se estima que este año disminuirán a 47.257 millones de dólares.

El informe estima que la cuenta corriente de la balanza de pagos de Venezuela terminó 2010 con un superávit debido principalmente, a la mejora de los precios del petróleo respecto a 2009 y a la desaceleración de las importaciones en paralelo con la recesión por la que atravesó la economí­a durante el año.

Por otro lado, a diferencia de la cuenta corriente, la cuenta capital y financiera tuvo durante el perí­odo un saldo negativo de 15.500 millones de dólares (un 4,5% del PIB), registrándose un deterioro respecto al mismo periodo de 2009.

Al igual que en 2009, la inversión extranjera directa fue negativa en 2010, aunque se redujo la desinversión extranjera en el paí­s y aumentó la inversión directa en el extranjero.

Según el informe de la Cepal, durante los primeros nueve meses de 2010 el saldo de la balanza de pagos fue negativo en unos 7.300 millones de dólares (un 2,1% del PIB anual) y se estima que el año cerró con un déficit.

Añade también que Venezuela continuó en 2010 el proceso de nacionalización de empresas en distintos sectores, como el sector alimentario y de insumos agrí­colas, el de envases y el textil.

Venezuela y Haití­ únicas sin crecimiento en la región en 2010

La economí­a de América Latina y El Caribe crecerí­a 4,2% en 2011, un desempeño menor al 6,0% con el que cerrarí­a este año, ante una reactivación global más lenta y crisis fiscales en algunos paí­ses de Europa, dijo el lunes la CEPAL.

Venezuela finalizarí­a este año con una contracción del 1,6%, pero en 2011 se recuperarí­a y crecerí­a 2,0 por ciento.

La economí­a del paí­s serí­a la única en contraerse en la región junto a la de Haití­, que se desplomará 7%.

La última proyección de la CEPAL para el 2010 es mejor que un anterior pronóstico de un 5,2 por ciento, mientras que la estimación para el próximo año es mayor a un cálculo previo del 3,8 por ciento.

Diversos factores han generado un escenario menos optimista en la economí­a internacional, lo que sumado a un menor impulso sobre la demanda proveniente de las polí­ticas públicas y al estrechamiento de la capacidad productiva ociosa, auguran un menor crecimiento de la región en 2011” frente al desempeño previsto en el 2010, dijo en un comunicado.

El organismo enfatizó que la región tiene el desafí­o de reconstruir su capacidad para realizar acciones contrací­clicas y crear condiciones para no sólo concentrarse en la exportación de bienes básicos.

Paraguay, con una expansión de 9,7%, liderará el crecimiento en 2010, seguido de Uruguay (9%), Perú, Argentina, Brasil, México y Chile.

Brasil, la mayor economí­a latinoamericana, crecerí­a 7,7% en 2010 y se expandirí­a 4,6% en 2011. En tanto, el Producto Interno Bruto (PIB) de México aumentarí­a 5,3% este año y 3,5% el 2011.

El crecimiento del PIB de Argentina se ubicarí­a en 8,4 por ciento este año y 4,8 por ciento el siguiente. Perú cerrarí­a el 2010 con un alza del 8,6 por ciento, aunque suavizarí­a su ritmo a un 6,0 por ciento en el 2011.

Chile, una de las economí­as más sólidas de la región, crecerí­a un 5,3 por ciento el 2010 y acelerarí­a el ritmo a un 6,0 por ciento el próximo año.

Haití­, cuya economí­a se contraerá este año un 7%, liderará en 2011 el crecimiento en la región con una expansión del 9% debido a la reconstrucción tras el terremoto de enero y a la ayuda exterior, explicó la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

Por detrás se situarán Panamá (7,5%), Perú y Chile (ambos con 6%), Uruguay y República Dominicana (ambos con 5%), Argentina (4,8%), Brasil (4,6%), Bolivia (4,5%), Paraguay y Colombia (ambos con 4%).

Entre los paí­ses con tasas de crecimiento más moderadas se encuentran México y Ecuador (ambos con 3,5%); Cuba, Guatemala, Costa Rica y Nicaragua (con 3%), y Venezuela, Honduras y El Salvador, con un 2%.

Entre los indicadores que auguran una moderación del crecimiento en 2011 destaca un menor impulso sobre la demanda proveniente de las polí­ticas públicas y un agotamiento de la capacidad de producción excedente, así­ como la incertidumbre sobre la recuperación de las economí­as desarrolladas.

A esto se suma el aumento de la fortaleza relativa de los paí­ses emergentes, especialmente los de América Latina y el Caribe, lo que ha generado un mayor flujo de capitales hacia la región y una apreciación de sus monedas.

La Cepal advierte de que esta entrada de capitales, si bien no supone un peligro a corto plazo, sí­ puede tener efectos negativos a largo plazo, ya que la elevada liquidez mundial presionarí­a a la baja los tipos de cambio real y elevarí­a los precios de los productos básicos.

Ví­a Reuters, AFP y EFE